Inicio » Aprende » Curiosidades » Comprar auriculares: todo lo que debes saber

auriculares

Comprar auriculares: todo lo que debes saber

Me encanta escuchar música, es una de mis aficiones favoritas. Lo he dejado claro cuando os hablé sobre mi experiencia con Spotify Premium, y en la biografía que aparece en la columna derecha del blog. Ahora bien, para disfrutar al máximo de nuestra música es necesario disponer de unos buenos altavoces o, como veremos en este post, auriculares.

El mercado está repleto de modelos de todo tipo, con precios que oscilan entre los cinco y los miles de euros. Por ese motivo en esta entrada vamos a ver con calma y detalle las características básicas en las que nos debemos de fijar a la hora de comprar unos auriculares.

Tipos de auriculares

Es la característica principal que diferencia a estos aparatos, ya que se aprecia con la vista, sin necesidad de leer una hoja de características o probarlos. Básicamente se distinguen tres tipos: earbuds, in-ear y over-ear.

Diferentes tipos de auriculares

Los primeros son los de toda la vida, unas piezas pequeñas que se apoyan en el oído (no en la oreja), sin llegar a entrar en el pabellón auditivo. Los segundos son dos tapones igual de pequeños, que se introducen por el oído, quedando fijados al quedar metidos en el pabellón auditivo. Mientras que éstos aíslan mejor del ruido externo que los anteriores y no se caen al andar, son menos higiénicos y pueden producir dolor tras un uso prolongado.

Los auriculares over-ear no se colocan sobre el oído, sino sobre las orejas. Son dos piezas planas bastante más grandes que en los dos casos anteriores, lo que los hace menos portátiles. Sin embargo, suelen ofrecer mejor calidad de sonido, hacen menos daño al tímpano y son más higiénicos, algo realmente importante si no los vamos a usar solo nosotros. Según la calidad de los over-ear, éstos pueden estar forrados en diferentes materiales (tela, piel, etc.) y ser totalmente planos o cubrir la oreja por los lados.

Sistema de conexión

El sistema con el que conectamos los auriculares al dispositivo es otro factor importantísimo a tener en cuenta. La conexión por cable garantiza una mejor calidad de sonido, reduciendo al máximo las interferencias y el retardo, mientras que la conexión inalámbrica nos ofrece mayor comodidad y nos evita problemas con los cables, como los enredos y los tirones.

Cuando optemos por una conexión con cable, hay que asegurarse de que éste sea suficientemente largo, lo que evitará tirones que acaben rompiéndolo por dentro y dejando inservibles nuestros cascos (os lo digo por experiencia propia). Asimismo, debemos cerciorarnos de que la conexión se haga a través de un jack de audio de 3.5mm (el estándar desde hace un siglo). Como muchos sabréis, algunos teléfonos, como el iPhone 7 y el Google Pixel 2, no traen este conector, siendo necesario un adaptador o una conexión mediante USB. Mi recomendación es comprar siempre auriculares que usen el jack tradicional y emplear en todo caso un adaptador, evitándonos así problemas de compatibilidad con otros dispositivos que tengamos en casa.

Muchas veces los cables se enrollan, lo que puede acabar estropeándolos

Si nos decantamos por la opción inalámbrica, lo mejor es que sea por Bluetooth, el estándar a día de hoy. El Bluetooth 4.0 y 5.0 nos proporcionan una calidad de sonido excelente y una latencia muy baja, así como una compatibilidad inmensa con todo tipo de teléfonos, tablets, ordenadores y consolas. La principal desventaja de los auriculares inalámbricos es el gasto de batería, tanto en el dispositivo emisor como en los propios receptores, si bien cada vez encontramos modelos en el mercado con mayor autonomía y velocidad de carga.

Especificaciones técnicas

Las características técnicas de unos auriculares van a determinar en gran medida la calidad de éstos, por lo que resulta vital entenderlas correctamente. Suelen aparecer en la parte trasera de la caja, y mucha gente no comprende que significan. Por eso voy a intentar explicar en qué consisten la impedancia, la sensibilidad y la respuesta en frecuencia, conceptos básicos de electrónica y procesado de señales que he ido aprendiendo estos dos últimos años en la universidad. En caso de que queráis indagar más sobre estas características, os recomiendo que leáis este artículo (está en inglés).

Impedancia (Ω):

La impedancia se podría definir como la resistencia que ofrecen los auriculares al paso de la corriente. Intuitivamente, se puede deducir que a menor impedancia, mayor potencia de sonido, puesto que la potencia es inversamente proporcional a este parámetro. En realidad, para lograr una transferencia máxima de potencia, la impedancia de los auriculares tendría que ser igual a la de la tarjeta de sonido del dispositivo emisor, algo que casi nunca sucede. Por tanto, podemos dar por válido el concepto anterior. Este parámetro se mide en ohmios (Ω), siendo 16, 32 y 64Ω los valores más habituales.

Sensibilidad (dB):

Escala de decibelios

La sensibilidad expresa cómo se transforma la señal eléctrica que llega al altavoz en una señal acústica. Se suele medir en dB/mW, lo que expresa cuántos decibelios de sonido se producen por cada milivatio de potencia eléctrica recibida. Los auriculares normales rondan los 100-120 dB/mW, lo que quiere decir que si les llega una señal con potencia de un mW (0,001W), producirán una onda acústica de 100-120 dB. Para que os hagáis una idea del valor de los decibelios, tenéis aquí un gráfico con la potencia en decibelios de diferentes sonidos.

Respuesta en frecuencia (Hz):

La respuesta en frecuencia es una función matemática que nos dice la ganancia que se le aplica a las señales según su frecuencia. El espectro audible por el ser humano oscila entre los 20 y los 20 000 Hz, por lo que lo ideal sería que los auriculares le aplicasen una ganancia constante a estas señales y no dejasen pasar (ganancia 0) al resto. Esto es lo que se conoce como un filtro paso banda, pero en el mundo real es imposible conseguir este comportamiento (gráfica en naranja).

Filtro paso banda
Comparación entre un filtro paso banda ideal (en verde) y uno real (rojo)

Como podéis ver en la imagen de arriba, al principio y al final de las frecuencias de corte siempre hay una atenuación (gráfica en rojo). Es decir, la sensibilidad (la cual medíamos en dB/mW) será menor para las frecuencias más bajas y más altas. Por tanto, si nuestros auriculares tuviesen una respuesta en frecuencia de 20 – 20 000 Hz, los sonidos más graves y los más agudos apenas se escucharían. Por esta razón es importante contar con un espectro más amplio, como puede ser 14 – 24 000 Hz, lo que conseguirá que los graves y agudos suenen mejor.

Otra consideración a tener en cuenta sobre la respuesta en frecuencia es que el oído humano no recibe con la misma intensidad todos los sonidos, sino que el propio sistema auditivo actúa como un filtro paso banda, que atenúa los sonidos graves y agudos (frecuencias bajas y altas) y amplifica las frecuencias medias, tal como se muestra en el gráfico inferior. Por esta razón tampoco conviene que nuestros auriculares atenúen las frecuencias más bajas y más altas.

Curvas de sonoridad del oído humano. La presión del sonido y la intensidad con la que lo recibimos dependen de la frecuencia de la onda sonora.

El fabricante

En el mundo de los equipos de sonido hay marcas que se han ganado a lo largo de los años una reputación más que merecida, y si bien es cierto que se nota en el precio, en muchos casos merece la pena ese desembolso adicional. No voy a hacer aquí publicidad gratuita a nadie y decir que marcas son mejores o peores, pero siempre es conveniente buscar en Internet opiniones sobre la marca de los auriculares que nos queramos comprar. Y cuando digo opiniones me refiero tanto a las de expertos como a las de usuarios.

Al final puedes encontrar auriculares de marcas poco conocidas y una calidad excepcional y viceversa, con la ventaja de que cuanto menos conocida sea la casa que los fabrica, más baratos serán, de ahí la importancia de buscar opiniones en Internet.

A partir de ahora, cuando vayas a comprarte unos cascos, ten en cuenta esta pequeña guía, y revisa con calma todas sus especificaciones. Es mucho mejor entender bien todos estos conceptos y poder decidir por ti mismo que no ser aconsejado por un vendedor con poca experiencia o dejarte llevar por la fama asociada a ciertas marcas que están “de moda” y despilfarrar el dinero.

¡No te vayas sin dejar un comentario!