Portada » Antivirus: ¿realmente son necesarios?

antivirus

Antivirus: ¿realmente son necesarios?

Internet es maravilloso, no cabe duda, pero conlleva muchos riesgos, especialmente cuando confiamos tanta información personal a servicios en la nube. Nuestras fotos más personales, nuestros datos bancarios, las conversaciones con nuestros amigos…; hoy en día nuestros teléfonos inteligentes y ordenadores guardan información realmente sensible, por lo que el malware es una amenaza muy grande a nuestra intimidad. ¿Entonces es un antivirus la mejor forma de protegerse?

Cuando yo empecé a moverme por la red, en 2006, tener un PC con Windows XP conectado a Internet sin un buen antivirus era un suicidio. El sistema operativo era muy frágil y los conocimientos sobre seguridad informática del usuario medio mínimos, por lo que había que moverse por la web con pies de plomo. Por suerte, las cosas han cambiado mucho en estos últimos diez años, y aunque cada vez las ciberamenazas son mayores, también estamos mejor protegidos.

Sistemas operativos: cada vez más seguros

Hablaba antes de Windows XP, la versión favorita de los ciberdelincuentes. A día de hoy millones de ordenadores en todo el mundo la siguen usando, con los riesgos que eso conlleva (hablé sobre esto cuando fue el desastre de Wannacry). Por suerte, las cosas han mejorado bastante a partir de Windows 7, y especialmente con 10. La última versión del SO de Microsoft trae instalado de serie Windows Defender, un antivirus nativo que no tiene nada que envidiarle a otras soluciones de pago.

Windows XP, el paraíso del malware

En macOS contamos con muchas barreras silenciosas para protegernos. El sistema operativo de Apple está basado en UNIX, un referente en seguridad informática, y por si fuese poco cuenta con todo tipo de tecnologías para protegernos del malware.

Los sistemas Linux, como Ubuntu, se basan en una arquitectura similar a la de macOS, con unos protocolos de seguridad muy estrictos que le ponen las cosas muy difíciles a los que se quieran apropiar de nuestros datos. Otro punto fuerte que presentan ambos es su baja cuota de mercado en comparación con Windows, lo que significa que los ciberdelincuentes no dedican tanto esfuerzo a estas plataformas como a la de Microsoft.

La seguridad en los smartphones

Android siempre fue notorio por sus problemas de seguridad, o por lo menos en sus principios. Si a esto le sumamos su elevada cuota de mercado, se convierte en una plataforma muy atractiva para los ciberdelincuentes.

Por suerte, Google se ha puesto las pilas y en los últimos años estamos viendo un esfuerzo muy grande por su parte para paliar esto. Ahora Android incluye de serie un antivirus de Google (Play Protect), muy eficiente y discreto, que analiza el software instalado en nuestro teléfono para detectar posibles amenazas. Asimismo, los mecanismos de seguridad del propio sistema operativo cada vez son mejores. Existen antivirus de terceros en la Play Store, pero suelen ralentizar el teléfono y no son tan efectivos como deberían.

En iOS no disponemos de antivirus, por lo que tenemos que confiar plenamente en Apple y sus constantes actualizaciones de software. El App Store es una tienda muy estricta, donde todas las apps pasan antes por una serie de filtros e inspecciones, así que si no descargamos software de otro sitio que no sea este, no deberíamos de tener problemas. Si queréis saber más sobre la seguridad en iPhone, os recomiendo que leáis esta entrada.

Una nueva generación de malware

Por lo que hemos visto hasta ahora, parece que cada vez estamos mejor protegidos. Lamentablemente, los virus van haciéndose más complejos y sofisticados. Diseñar malware ya no resulta tan sencillo como antes, pero ahora los ciberdelincuentes cuentan con herramientas más poderosas para conseguir sus objetivos.

Los nuevos virus son capaces de mimetizarse en todo tipo de archivos y formatos, trabajar en silencio para que el sistema no detecte nada extraño, propagarse con una facilidad asombrosa… Existen cientos de tipos diferentes de malware, e incluso se pueden diseñar a medida para un objetivo determinado.

¿Seguimos necesitando antivirus?

No es fácil responder a la pregunta con la que empieza esta entrada. Como he explicado a lo largo de esta, sistemas operativos como Windows o Android ya traen instalados de serie antivirus gratuitos y desarrollados por sus propios fabricantes. En otras plataformas, por diversas razones, hay mucho menos malware, y están mucho mejor blindadas, por lo que en un principio no parece estrictamente necesario.

Windows 10 trae un antivirus de serie

La mejor protección siempre va a ser el sentido común a la hora de usar nuestro ordenador, smartphone o tablet. No piratear, instalar solo programas de desarrolladores fiables y mantener el software bien actualizado son las reglas de oro de la seguridad informática.

Me gustaría hacer especial hincapié en el tema de las actualizaciones, porque precisamente creo que son la mejor forma de protegerse hoy en día. De nada sirve pagar por una suite de seguridad si después no mantenemos al día el sistema operativo. Las updates son siempre gratuitas, y en caso de que se lo permitamos, se instalan automáticamente.

Las actualizaciones automáticas del sistema son la mejor protección

En los sistemas móviles, como iOS y Android, la mejor barrera de protección va a ser siempre tener instalada la última versión. En el caso de los ordenadores, no es estrictamente necesario, pero sí descargar siempre las updates de seguridad. Lo mismo se aplica a las aplicaciones que tengamos descargadas: un navegador web obsoleto o una versión de Office antigua pueden ser una puerta abierta para los virus.

« Las actualizaciones automáticas del sistema son la mejor protección contra cualquier tipo de malware. De nada sirve pagar por una suite de seguridad si después no mantenemos al día el sistema operativo. »

Mucha gente sigue pensando en el malware y la seguridad informática en general como lo hacía hace diez años, un error muy grave. En este tiempo todo ha cambiado muchísimo, y a veces se siguen manteniendo normas o ideas que hoy ya no nos servirán de nada.

Instalar un buen antivirus, entendiendo ese término como una suite de un fabricante de prestigio en su versión de pago, puede mejorar nuestra seguridad, de eso no cabe duda. Nunca va a estar de más comprar un antivirus de calidad, pero habitualmente hay que pagar una suscripción anual y consumen bastantes recursos. Se trata de una valoración que tiene que hacer cada uno, pero si sigues los consejos de antes no tiene por qué ser necesario.

¡No te vayas sin dejar un comentario!