Inicio » Servicios » Por qué me he enamorado de Apple Pay

Apple Pay

Por qué me he enamorado de Apple Pay

Me encanta iOS, tengo que reconocerlo. Estoy muy contento con mi iPhone 7, especialmente ahora que han arreglado por fin todos los fallos que traía iOS 11. Pero si hay algo que realmente me gusta de mi teléfono y que se ha convertido en imprescindible es Apple Pay, la plataforma de pago contactless para iPhone.

La comodidad de pagar con el móvil es insuperable: sacas el teléfono del bolsillo, lo acercas al terminal de pago con tu dedo apoyado en el Touch ID y listo, sin tener que introducir códigos PIN o estar un minuto esperando para retirar la tarjeta. Y a los más escépticos decirles que sí, que es más seguro que pagar con una tarjeta de las de toda la vida.

¿Qué necesito?

Aunque en esta entrada me voy a centrar principalmente en la plataforma de pagos de Apple, voy a hacer un pequeño repaso para Android Pay y Samsung Pay también. Si tenemos un iPhone 6 o superior y somos clientes de Caixabank o Santander, o bien tenemos una tarjeta Carrefour Pass, American Express o somos clientes de Orange Cash, podremos empezar a usar este servicio.

Lista de entidades compatibles con Apple Pay

Samsung Pay es compatible con los gama alta más recientes de la compañía surcoreana, y su funcionamiento es prácticamente idéntico al de Apple Pay. De las tres alternativas, quizás sea la que trabaja con mayor número de bancos: Abanca, Santander y su filial OpenBank, Sabadell, WiZink y CaixaBank, así como la tarjeta de El Corte Inglés.

El otro gran protagonista es Android Pay, el último en llegar a España. Funciona en cualquier teléfono con conectividad NFC, una versión de Android igual o superior a la 4.4 (KitKat) y que no esté rooteado. Su funcionamiento es muy similar a Apple Pay, aunque de momento aquí solo trabajan con BBVA y American Express (esta última independientemente de la entidad bancaria).

¿Cómo funciona?

Su configuración es realmente sencilla: tan solo hay que irse a la app de Wallet, pulsar el icono de (+) y escanear con la cámara la tarjeta de crédito o débito, tal como explica Apple en su página de soporte. Dependiendo de la entidad a la que pertenezca la tarjeta, puede que tengamos que realizar algún paso adicional para verificar nuestra identidad, como introducir un código recibido por SMS.

A partir de ese momento ya podremos usar Apple Pay, tanto para pagar en comercios físicos como en apps que lo soporten. Si estamos en una tienda, tan solo tendremos que acercar el iPhone al terminal de pago cuando nos lo indiquen, apoyando nuestro dedo en el Touch ID o enseñándole nuestra cara a Face ID. En el momento en el que la transacción se haya realizado (suelen ser un par de segundos), tanto el teléfono como el terminal nos lo harán saber, pudiendo ya guardarlo de nuevo en el bolsillo.

Apple Pay

Un punto fuerte de esta tecnología, es que al igual que las alternativas de Android y Samsung de las que hablé antes, podemos usarlas en cualquier terminal de cobro contactless, omnipresentes en España desde hace varios años, antes incluso de que se popularizasen los pagos a través del smartphone. No hace falta que el TPV sea compatible explícitamente con Apple Pay, sino que con que acepte pagos contactless es más que suficiente.

Más seguro de lo que crees

A mucha gente le da miedo esto de los pagos móviles, creyendo que es más seguro pagar con una tarjeta de débito o crédito tradicional. Pues te sorprendería saber que en absoluto; a día de hoy resulta mucho más fácil clonar una tarjeta estándar que una cuenta virtual de Apple Pay. Este sistema no comparte con la tienda tu número de tarjeta, algo que sí sucede al usar una tradicional.

Pagar con Apple Pay es bastante más seguro que con una tarjeta de crédito o débito

La autenticación se realiza mediante nuestra huella en los iPhone con Touch ID y con la cara en el X, lo cual evita también que un ladrón pueda usar nuestro teléfono robado para hacer compras. Resulta mucho más práctico hacer el pago con cualquiera de estos dos métodos que teniendo que introducir el PIN con una mano mientras con la otra tapamos el teclado para que no nos vean los demás.

« Resulta mucho más práctico hacer el pago mediante nuestra huella o rostro que teniendo que introducir el PIN con una mano mientras con la otra tapamos el teclado. »

Y Apple asegura que los datos de tu tarjeta bancaria están almacenados de forma segura en tu iPhone, y que no saldrán de ahí, por lo que nadie va a poder acceder a ellos, ni Apple siquiera. Creerles o no es cosa tuya, pero ellos afirman que tus datos bancarios quedan totalmente protegidos.

Wallet y Apple Pay

App Wallet iOSApple Pay está integrado en Wallet, una app preinstalada en nuestros iPhone para llevar encima cupones, entradas, billetes de transporte, etc. Podemos añadirlos escaneándolos con la cámara o bien descargándolos de Internet, siempre y cuando sean compatibles con Wallet. Desde esta app también es posible acceder al registro de las últimas transacciones realizadas con Apple Pay y a información adicional sobre nuestra tarjeta.

Creo que Apple Pay y sus equivalentes en Android y Samsung han supuesto un cambio en la forma de pagar a nivel mundial: han logrado un gran éxito, y hemos pasado de que sea algo muy raro sacar el teléfono y acercarlo a un TPV a que se convierta en un gesto muy habitual. Se trata de una tecnología realmente cómoda y práctica, y el hecho de que la mayoría de bancos no cobren comisión por su uso hace que cada vez usemos menos las tarjetas tradicionales.

« Apple Pay y sus equivalentes han supuesto un cambio en la forma de pagar a nivel mundial. Sacar el teléfono y acercarlo a un TPV para pagar se ha convertido en un gesto muy habitual. »

En España su llegada ha tenido un gran éxito, en parte porque los pagos contactless ya estaban muy extendidos, pudiendo pagar así en casi cualquier tienda o restaurante del país. El único problema a día de hoy es que todavía son pocos los bancos que han dado un paso hacia el futuro. De momento son pocas las entidades bancarias compatibles con Apple Pay (Samsung Pay es quizás la más interesante en este sentido), pero con el tiempo está lista solo puede ir a más, porque está claro que el futuro de los pagos está en los smartphones, y Apple Pay ya es presente.

¡No te vayas sin dejar un comentario!