Inicio » Aprende » Curiosidades » Los componentes de un ordenador: para qué sirve cada uno

componentes de un ordenador

Los componentes de un ordenador: para qué sirve cada uno

Ordenadores, teléfonos, tablets… Todos estos dispositivos están formados por una serie de componentes básicos, y de estos dependerá el rendimiento de nuestra máquina. Los componentes de un ordenador más básicos son el procesador, la memoria RAM, la tarjeta gráfica (o GPU) y la unidad principal de almacenamiento, todos ellos conectados a una placa base o placa madre, que los une a todos.

En esta entrada vamos a ver qué es cada componente, para qué sirve exactamente y su importancia. De esta forma, cuando vayas a comprarte un nuevo ordenador o simplemente te apetezca ampliar el tuyo, sabrás en que componentes te interesa invertir más dinero según lo que busques.

El procesador o CPU

La CPU

El procesador o CPU (siglas de “unidad central de proceso” en inglés) es el cerebro del PC. Se encarga de realizar todas las operaciones lógicas necesarias para ofrecerle al usuario aquello que solicita. Todo programa, sea un sistema operativo o una aplicación, no es más que un conjunto de instrucciones que son ejecutadas sucesivamente por la CPU.

En teoría, un procesador tiene que ir ejecutando instrucción a instrucción, de forma sucesiva. Por eso la mayoría de CPUs actualmente están formadas por varios núcleos, lo que permite la ejecución de varios hilos de instrucciones paralelos. Otra especificación bastante importante es la frecuencia (los ciclos) o “velocidad” (este término en realidad no está bien utilizado), que se mide en hercios (Hz) y nos indica el número de operaciones por segundo que es capaz de realizar cada núcleo.

Intel
Intel es el principal fabricante de procesadores

Evidentemente, cuantos más núcleos y ciclos presente nuestro procesador, más potencia ofrecerá. En el mercado hay muchos modelos para PC, casi todos de dos fabricantes: Intel y AMD. Cada uno ofrece diferentes gamas y modelos, con sus respectivas tecnologías para ahorrar energía, ofrecer más rendimiento y ser más eficientes.

Ahora bien, no todo el mundo necesita la misma potencia de procesamiento para su ordenador. Si tu uso del PC se limita a tareas básicas como navegar por Internet, ver películas y usar apps básicas como Word, PowerPoint o Skype, la CPU no debería de ser una prioridad a la hora de comprarse un nuevo ordenador. Sin embargo, si lo necesitas para trabajos exigentes, como edición y producción audiovisual, videojuegos, programación o herramientas de diseño gráfico, te va a merecer la pena decantarte por un buen procesador.

Memoria RAM

RAM
La memoria RAM

Otro de los componentes de un ordenador esenciales es la memora RAM (siglas de Random Access Memory: memoria de acceso aleatorio). Esta pieza sirve para almacenar datos de forma temporal, facilitando su lectura y escritura por parte del procesador. Al contrario de lo que piensa mucha gente, la CPU no puede trabajar directamente sobre el disco duro, de forma que para poder operar con los datos que tenemos almacenados en cualquier dispositivo de almacenamiento, estos van a tener que pasar antes por la memoria RAM. Por tanto, en la memoria RAM se cargan desde el disco duro tanto los programas como los datos manipulados por estos.

Al igual que la CPU, la memoria RAM tiene una frecuencia, es decir, una cantidad de ciclos por segundo, o lo que es lo mismo, la cantidad de operaciones de lectura y escritura que soporta por segundo. No obstante, el parámetro más importante de una memoria RAM es su capacidad. Un módulo de memoria de este tipo es capaz de almacenar una cantidad máxima de datos, que por supuesto se volatilizarán al apagar el ordenador. Otro detalle interesante es que la mayoría de PC admiten varios slots de RAM a la vez, por lo que podemos instalar dos módulos de 4GB cada uno y tendremos 8GB de memoria.

Consumo componentes de un ordenador
Consumo de memoria RAM y procesador

Evidentemente, cuanta más memoria RAM, mejor será el rendimiento del ordenador, teléfono o tablet. Los tiempos de carga se reducirán, la fluidez general del sistema mejorará y podremos manejar varias aplicaciones a la vez sin mayor problema. Cuanta más RAM, menos frecuente serán los retardos a la hora de usar el sistema operativo.

Procesador de gráficos (GPU)

La GPU es otro de los componentes de un ordenador que marca la diferencia. Se encarga de realizar operaciones muy simples pero con una gran cantidad de datos, y como su nombre sugiere, su principal objetivo es realizar todo tipo de tareas con los recursos gráficos del sistema operativo. En los ordenadores más modestos, la GPU viene incorporada en la placa base, mientras que en los más potentes, especialmente los dedicados a los videojuegos o a la edición audiovisual, la GPU forma parte de una pieza llamada tarjeta gráfica.

Tarjeta gráfica
Una tarjeta gráfica

Todo ordenador, teléfono o tablet necesita una GPU, pero las necesidades de cada usuario variarán bastante. Todo aquel que se dedique a la edición audiovisual o use su ordenador para videojuegos necesitará una tarjeta gráfica potente. Las especificaciones a tener en cuenta son muchas, pero las más importantes son los ciclos por segundo de la GPU (igual que con la CPU) y la cantidad de memoria de gráficos (como si de la RAM se tratase).

Aunque hasta las más simples animaciones del sistema operativo requieren de un procesamiento avanzado de la GPU, si nuestro uso del ordenador va a ser más simple (navegar por Internet, ofimática, etc.) nos bastará con una GPU integrada básica.

Unidad de almacenamiento

La unidad de almacenamiento, a la que llamamos popularmente disco duro, es el dispositivo en el que se guarda de forma persistente toda nuestra información, tanto aplicaciones como datos. El sistema operativo está totalmente almacenado en el disco duro, junto con los programas que vayamos instalando después y todos nuestros documentos. Cada vez que el procesador necesita trabajar con los datos de nuestro disco duro, estos se cargan en la memoria RAM a través de la controladora ADM (acceso directo a memoria), tanto para leer como para escribir.

En la actualidad existen dos tecnologías de almacenamiento: los discos duros rígidos (HDD, los de toda la vida) o el almacenamiento flash (los llamados discos SSD: discos de estado sólido). Los primeros son considerablemente más económicos y nos ofrecen mayor capacidad, mientras que los segundos consiguen un rendimiento notablemente superior. Los SSD son mucho más rápidos, silenciosos y consumen menos energía, como expliqué hace un tiempo en esta entrada.

Definitivamente los SSD son el futuro, y cada vez son más asequibles, por lo que si buscas que tu ordenador se arranque en pocos segundos y que las aplicaciones se carguen de forma rápida y ágil, mi consejo es que inviertas en un disco SSD.

« Definitivamente los SSD son el futuro: son mucho más rápidos, silenciosos y consumen menos energía. »

La capacidad de almacenamiento es muy importante

Respecto a la capacidad, en los SSD lo más habitual es encontrarlos desde 128 hasta 512GB, mientras que con los discos duros rígidos los tienes desde 512GB hasta 3, 4 o incluso 5TB (1TB = 1024GB). Si necesitas la rapidez de una memoria flash pero también mucho espacio de almacenamiento, lo mejor que puedes hacer es instalar en tu ordenador un SSD de 128 o 256GB y un rígido adicional de varios terabytes (almacenamiento híbrido). En el primero te recomendaría que instalases el sistema operativo y las aplicaciones, dejando el segundo para tus fotos, vídeos y otros archivos de gran tamaño.

La placa base

Estos cuatro componentes están conectados entre sí a través de la placa base o placa madre. Es una pieza barata, y generalmente es la más difícil de reemplazar en un portátil. En la placa base vienen ya instalados de serie algunos componentes como la tarjeta de red (conexión a Internet por Ethernet y/o Wifi), los puertos USB, la antena Bluetooth, la entrada y salida de audio, y, como decía antes, a veces también la GPU y las tomas de salida de vídeo (como HDMI y VGA).

Placa madre
Una placa base

Resumiendo…

Quizás esta entrada pueda resultar algo densa, pero tenía ganas de escribirla. Creo que conocer bien los principales componentes de un ordenador es interesante y resulta especialmente útil a la hora de comprar uno nuevo. Con todo lo que hemos visto en este post, ahora podremos decidir por nosotros mismos que es lo que más nos interesa a la hora de comprar un nuevo PC.

Naturalmente, cuanto más básico vaya a ser el uso que le demos a nuestro ordenador, menos recursos necesitaremos, pero independientemente de eso siempre habrá ciertos componentes de un ordenador que necesitemos más potentes y otros menos. Por ejemplo, si vamos solo a navegar por Internet, escribir en Word y ver algunas películas, no necesitaremos mucha CPU o GPU, pero sí que nos convendría un disco de estado sólido (SSD) para que el sistema y las apps se carguen de forma instantánea.

La próxima vez que vayas a comprarte un ordenador o que necesites ampliar el tuyo, fíate del experto de la tienda, pero también sigue tu juicio y valora con estas explicaciones lo que realmente necesitas y lo que no.

¡No te vayas sin dejar un comentario!