Inicio » Aprende » Trucos y consejos » Instala varios sistemas operativos en un mismo ordenador

Instala varios sistemas operativos en un mismo ordenador

Cuando compramos un ordenador, este viene con un sistema instalado por defecto. Excepto que sea de Apple, lo más habitual es que venga con la última versión de Windows. Para las tareas más sencillas es algo irrelevante, pero en ciertas situaciones podemos vernos en la necesidad de usar otra plataforma, bien sea para instalar algún programa que no es compatible con el sistema operativo de nuestro ordenador o para experimentar un poco. Por suerte, no hace falta eliminar previamente el que traía el ordenador de fábrica, ya que es posible que varios sistemas operativos convivan en un mismo PC. Existen dos formas de lograrlo: mediante una máquina virtual o con una partición del disco. Veamos en qué consiste cada una y sus ventajas e inconvenientes.

Usar una máquina virtual

A muchos lo de “máquina virtual” puede sonarles a ciencia ficción, pero os aseguro que es algo muy asequible e interesante. Esta tecnología nos ofrece la posibilidad de instalar un sistema operativo (invitado) dentro del que tengamos en nuestro ordenador (anfitrión). Por poner un ejemplo, podemos instalar Ubuntu dentro de Windows. Tan solo hay que bajarse un programa especial y seguir una serie de pasos muy intuitivos, en los que le asignaremos unos recursos a la máquina virtual: cuánta memoria RAM se va a dedicar al sistema virtual cuando esté en ejecución, potencia del procesador, espacio de disco, etc.

Máquina virtual con Windows 10
Windows 10 ejecutándose en una máquina virtual dentro de macOS

Su principal baza es la comodidad, el poder usar dos sistemas operativos a la vez e intercambiar datos entre ellos. Yo, por ejemplo, tengo un Mac, y naturalmente en mi día a día uso macOS. Pero a veces necesito usar aplicaciones que solo están disponibles para Windows, por lo que tengo una máquina virtual que puedo tener abierta como si de una ventana más en mi pantalla se tratase. Por si fuese poco, puedo arrastrar archivos de una carpeta de macOS a una de mi máquina virtual con Windows, o compartir el portapapeles.

¿Inconvenientes? El sistema anfitrión tiene que compartir sus recursos con el huésped, provocando un rendimiento reducido. Si tienes un PC Windows con 8GB de memoria RAM y le destinas 4GB a una máquina virtual con Ubuntu, Windows solo podrá usar las 4GB restantes. Lo mismo sucede con el procesador, la tarjeta gráfica, etc.

Asistente de Virtualbox
«Las máquinas virtuales son muy configurables»

Las máquinas virtuales son además muy configurables, pudiendo elegir el grado de integración o aislamiento de ésta con respecto al sistema anfitrión (seguridad vs. comodidad) . Existen muchos programas para crear máquinas virtuales. El más popular es VirtualBox: cien por cien gratuito y disponible para macOS, Linux y Windows. No es la única alternativa: Parallels o VMWare son soluciones muy potentes, aunque no son gratuitas.

Particionar el disco duro

Otra forma de instalar varios sistemas operativos en un mismo ordenador es mediante una partición del disco, es decir, dividiendo un mismo disco duro en varias partes, en cada cual se almacenará un sistema distinto. Es una opción muy interesante, aunque algo más compleja que la anterior. Si tienes un PC con Windows e intentas instalar “a pelo” una distribución Linux, como Ubuntu, el asistente de configuración te preguntará si deseas conservar el sistema de Microsoft. En caso afirmativo, lo que hará será crear una partición en el disco del tamaño que tú elijas e instalar un gestor de arranque que cada vez que enciendas el ordenador te pregunte si quieres usar Windows o Ubuntu.

Imagen de askubuntu.com

También podemos crear nosotros mismos estas particiones a mano, gracias a programas como Gparted (totalmente gratuito) o las propias herramientas de discos que vienen de serie en Windows, Linux y Mac. Por suerte, hoy en día las cosas son mucho más fáciles que antes, cuando había que ser un experto para hacer una partición. Como decía antes, el propio asistente de instalación de la mayoría de sistemas operativos nos ayudará en esto.

Interfaz de GParted
Gparted, programa gratuito para hacer particiones

¿Por qué muchos se decantan por esta opción en vez de la primera? La gran ventaja sobre una máquina virtual es que con este método los dos (o más) sistemas operativos se ejecutan a nivel nativo, aprovechando así al máximo la potencia del ordenador, sin lastrarse el uno al otro. La otra cara de la moneda es que no se pueden ejecutar los dos a la vez, teniendo que reiniciar el ordenador cada vez que queramos cambiar de plataforma.

¿Con qué opción me quedo?

Elegir una u otra dependerá básicamente del uso que le vayamos a dar a ese segundo sistema. Si necesitamos potencia para tareas exigentes como videojuegos, edición audiovisual o tareas de diseño, lo más recomendable sería usar una partición. Lo mismo si le vamos a dar un uso muy frecuente a ese segundo sistema. Sin embargo, si tenemos un PC con Windows y queremos instalar Linux para darle un uso esporádico o bien para tareas que no requieran de demasiada potencia, sería mejor decantarse por una máquina virtual.

Yo en mi Mac tengo dos máquinas virtuales en VirtualBox con Windows 10 y con Ubuntu 16.04. El rendimiento es bastante decente para las tareas que realizo en ellas, pero es cierto que si necesitase usar programas más exigentes tendría que plantearme la opción de la partición.

¡No te vayas sin dejar un comentario!