Inicio » Opinión » Luces y sombras del marketing digital

"Digital marketing trends" - Automotive Social

Luces y sombras del marketing digital

¿De qué le sirve a una empresa fabricar un producto o prestar un servicio si después nadie va a consumirlo? Ahí es donde entra en juego el marketing, que se encarga de hacer llegar el producto al cliente convenciéndolo de que mejorará su vida. El marketing existe desde siempre, puesto que se trata del arte de vender, de convencer al otro de que lo que a ti te interesa es lo que a él también. Pero con la aparición de las nuevas tecnologías el negocio ha cambiado mucho, y a día de hoy estamos ante toda una ciencia que busca la forma de conseguir que consumas los productos de una empresa, cuesten lo que cuesten y los necesites o no, empleando para ello todo tipo de métodos. Ahora bien, ¿hasta qué punto se puede llegar?

"Digital marketing trends" - Automotive Social

En el lado positivo de la balanza tenemos todas las posibilidades que la inteligencia artificial nos proporciona, especialmente en las tareas de análisis de datos. Sí, hablo del big data y de la posibilidad de crear modelos a partir de millones de fuentes de información y extraer conclusiones muy valiosas, tanto en el marketing como en la medicina, la educación, etc. De esta forma se puede analizar el comportamiento de los consumidores para entender que es lo que buscan, o en base a los resultados de la empresa tomar una serie de decisiones para mejorar su funcionamiento. A pequeña escala, y centrándonos en el mundo de los negocios online, la recogida de datos y la elaboración de estadísticas puede suponer un incremento del volumen de negocios. Es el caso del testing A/B, una técnica de la que nos hablan en este post y que nos permite comparar el rendimiento de un negocio o campaña publicitaria ante la modificación de un parámetro.

Más controvertido es el tema de la publicidad online, omnipresente en la web. La publicidad es un negocio bilateral: da beneficios a quien paga el anuncio, con el que busca atraer clientes, y a quien pone el medio en el cual se publicará el mismo. Mantener una página web implica unos costes (este blog incluido), y lo mismo sucede con aplicaciones, servicios, etc. En el caso de ser gratuitos, es comprensible que se use la publicidad para no tener pérdidas, si bien hay anuncios y anuncios. No es lo mismo un pequeño banner en una esquina de la página que ventanas emergentes saltando cada dos por tres.

Por otro lado está el asunto de la “publicidad segmentada“, o lo que es lo mismo, que los anuncios que vemos en la red se basen en nuestros intereses. Desde el punto de vista empresarial esto es fantástico, ya que se optimiza al máximo el presupuesto de la campaña publicitaria al saber que tu anuncio solo llegará a clientes potenciales. ¿Igual de atractivo es para el usuario? Algunos consideran que recibir publicidad personalizada, a medida, es mucho mejor que ver anuncios que no nos interesen. Pero para lograr esto es necesario que nuestros dispositivos y/o las páginas que visitamos recopilen información sobre nuestros hábitos en la red (qué visitamos y cómo, dónde y cuándo navegamos por Internet) para después ofrecérsela a los motores de búsqueda, a las agencias de publicidad y a cualquiera dispuesto a pagar por ella. Y aquí es donde entraríamos en el debate sobre la tecnología y la privacidad, como en la gran película Minority Report.

publiciad segmentada en Facebook
Ejemplo de publicidad segmentada en Facebook

¿Conclusiones? Cada uno debe de pensar en los pros y en los contras de la aplicación de las nuevas tecnologías al marketing, pero en lo que todos debemos de estar de acuerdo es en la necesidad de establecer unos límites razonables entre la innovación en la forma en las que las empresas dan a conocer sus productos y el respeto a la privacidad de dichos clientes. Siempre existen varias formas de hacer las cosas, y con el consenso de todos los implicados (empresas, clientes y desarrolladores de tecnología) se puede llegar a soluciones mejores para todos.

¡No te vayas sin dejar un comentario!