Portada » Vender bien de segunda mano

Billetes de dólar

Vender bien de segunda mano

Todos tenemos en casa cosas que ya no usamos y que no hacen nada más que ocupar espacio en nuestro hogar. ¿Por qué seguir guardándolas cuando gracias a Internet podemos deshacernos de ellas y ganar un dinerillo? Hace dos años que publiqué una entrada en la que reseñaba los principales portales de compraventa de segunda mano, todos ellos en pleno funcionamiento en 2016. Lo que os traigo hoy es una serie de consejos para vender bien, es decir, para lograr que nuestros artículos cambien de manos rápidamente y logrando el mayor beneficio posible.

Dinero

La primera norma es esencial: poner fotos en el anuncio. Es una regla de oro, una condición necesaria para conseguir éxito. Un par de buenas imágenes, en las que se aprecie lo que estamos intentando vender desde diferentes ángulos, son esenciales. Los clientes potenciales siempre se van a fiar más de un anuncio con unas fotos que demuestren que el producto se halla en buenas condiciones. Igual de importante es que las fotos sean naturales, que no parezcan o sean descargadas de Internet, porque eso hará desconfiar a los usuarios.

Lo siguiente es elaborar una descripción breve del producto que realce sus puntos fuertes y su buen estado. No debe ser excesivamente corta, puesto que faltarán detalles, pero tampoco demasiado larga, ya que no todo el mundo estará dispuesto a leerla entera. La clave está en nombrar las características más importantes del producto y en una o dos frases recalcar el buen uso que le has dado y el buen estado en el que se encuentra. Ahora bien, tampoco debemos mentir: es preferible que si tiene algún defecto lo indiquemos, lo que nos hará más fiables de cara a los clientes.

Una buena descripción es fundamental
Una buena descripción es fundamental

En algunas ocasiones queremos vender un producto del que tenemos ciertos accesorios, como puede ser un teléfono al que le hemos comprado a posteriori una funda o un cargador especial. En base a mi experiencia, es mejor idea subir un poco el precio de venta e incluir estos extras como regalos, siempre y cuando puedan realmente serle útiles al comprador, en vez de venderlos por separado. Eso sí, en caso de que sigas mi consejo, recuerda hablar en la descripción del “generoso regalo” que estás haciendo.

Parte del éxito en estos mercadillos virtuales reside en camelar al comprador, de ahí que mi cuarta regla para vender bien en Internet sea dejarle claro a los usuarios que les responderás encantado a cualquier duda que tengan sobre tu anuncio. Con una frase a lo “si tienes cualquier duda sobre el producto estaré encantado de resolvértela” o “no dudes en preguntarme lo que quieras sobre el producto” darás muy buena imagen, demostrando que eres un vendedor de fiar.

Fija tu precio basándote en otros anuncios
Fija tu precio basándote en otros anuncios

Una de las grandes incógnitas cuando estamos elaborando nuestro anuncio es el precio del que queremos partir. Es habitual encontrarse con precios negociables en Internet, pero para mí es mejor fijar un buen precio y que en todo caso sea el cliente el que intente negociar. ¿Cómo tasamos entonces nuestro artículo? El método clásico no es ni más ni menos que observar a la competencia. Una simple búsqueda en páginas como eBay, Wallapop o milanuncios.com puede ayudarnos a hacernos una idea de sobre cuanto oscila el precio. Si optamos por incluir algunos extras y somos capaces de crear un buen anuncio, que inspire confianza, es buena idea ir al alza, mientras que si el producto presenta algún defecto quizás sea mejor acercarse a los precios más bajos del mercado.

Por último, pero no menos importante, el proceso de pago y envío debe ser lo más sencillo posible para nuestro cliente. Personalmente mi método favorito es la entrega en mano: quedas en un punto de tu ciudad con el comprador, le enseñas el producto, él te da el dinero en metálico y todo listo. Si esto no fuese posible por la distancia, merece la pena pagar un poquito más por una entrega contra reembolso, lo cual te garantiza que no te vas a quedar sin tu dinero y protege al comprador frente a un posible fraude. Si ninguna de estas dos opciones os vale a ti o al cliente, PayPal es un método de transferencia de dinero seguro y fiable, si bien suele cobrar una pequeña comisión.

cartero

En definitiva, parte de nuestro éxito vendiendo de segunda mano se basa en la confianza que inspiremos en los clientes. Un buen anuncio, con una ortografía correcta y un tono amable, junto con unas imágenes decentes y un trato excelente a todo usuario que se ponga en contacto con nosotros son las claves para convertir aquello que ya no usamos en dinero. Además, muchas plataformas de compraventa online cuentan con un sistema de reputación, por lo que cuanta mayor impresión causemos cada vez tendremos más éxito en nuestras ventas. Otro consejo que me gustaría dar es que debemos mantenernos firmes con los precios: solo los bajaremos o aceptaremos una contraoferta si ha pasado demasiado tiempo y el artículo sigue en casa. Respecto a que cosas podemos vender, en los mercadillos virtuales se puede encontrar de todo; no obstante, lo más fácil de vender es la tecnología (móviles, tabletas, consolas, ordenadores…). Y cuando digo de todo, me refiero a cosas útiles y en unas condiciones decentes. Si vas a vender basura, mejor tírala al contenedor y ahórrate el trabajo de escribir un anuncio.

¡No te vayas sin dejar un comentario!