Portada » Nexus 5 dos años y medio después

Nexus 5 con Android Marshmallow

Nexus 5 dos años y medio después

En noviembre de 2013 salió a la venta el Nexus 5, fabricado por Google y LG. Sucedía al Nexus 4, un terminal con un precio muy interesante, por lo que las expectativas sobre este teléfono eran muy elevadas. Estábamos ante un smartphone de gama alta con un precio muy interesante, con unas especificaciones muy atractivas y con el sello de calidad de Google, que garantiza un Android puro, limpio y siempre actualizado. Por todos estos motivos este terminal marcó un antes y un después en la gama Nexus, convirtiéndose en todo un referente para los amantes de Android. Dos años y medio después sigue siendo muy competitivo, y si bien ya no puede ser considerado un tope de gama por numerosos motivos, sí que sigue siendo perfectamente válido para el día a día.

Nexus 5 wikipedia

Lo mejor del Nexus 5

Como puntos positivos resaltaría el poder disfrutar de la última versión estable de Android, la 6.0 (Marshmallow), y hasta ahora haber podido instalar la versión más reciente nada más ser lanzada. Esto hasta ahora, porque el próximo Android, sin nombre todavía, ya no se va a poder instalar oficialmente, puesto que Google considera que el Nexus 5 es demasiado “antiguo” para soportarla. Lo bueno es que la comunidad androide nunca falla, y seguro que encontrarán la forma de instalar esta actualización en nuestro móvil. Centrándonos en el presente, parece que el tiempo no pasa para este terminal. Su rendimiento es de diez: en el día a día el lag es nulo, las apps no tardan nada en abrirse y todo funciona suavemente, casi como el primer día. Y os estoy hablando de la última versión de Android, no de la 4.4. “Kit Kat”, con la que venía de serie hace treinta meses. Otra bondad de esta leyenda androide es el de la seguridad, uno de los tradicionales puntos flacos del sistema operativo de Google. Desde hace más o menos un año que los terminales de la gama Nexus reciben una actualización de seguridad mensual, que corrige las brechas de seguridad detectadas, con lo que se garantiza que nuestro dispositivo siempre esté protegido frente a vulnerabilidades. Sin duda, mucho mejor que tener instalado un antivirus o no atreverse a hacer nada con él. El último punto fuerte del móvil de LG es su pantalla que, digan lo que digan, es muy buena. Llegados a un punto donde parece que si esta no tiene resolución 4K ya no vale, los 1080 x 1920 píxeles del Nexus 5 para el ojo humano siguen siendo maravillosos, y las cinco pulgadas para mí son el tamaño perfecto. Los más quisquillosos le encontrarán defectos, pero a mi parecer la pantalla sigue siendo muy buena.

Lo peor del Nexus 5

Nexus 5 MarshmallowLamentablemente, el paso del tiempo también le ha hecho daño a este móvil, y aquellas cosas que en su día eran pequeños defectos ahora se han incrementado. No penséis que soy un narcisista, pero la cámara frontal del Nexus 5 es su gran talón de Aquiles. Ya en 2014 no es que fuese muy decente en comparación con la competencia, pero ahora sí que me doy cuenta de lo mala que es. Los selfies suelen salir borrosos, y si la luz no es la adecuada los colores son muy pobres y presentan mucho ruido, cuando con los tope de gama actuales estas fotos frontales brillan por su nitidez y su calidad. Algo que en su día tampoco hacía muy buena publicidad del terminal de Google y LG era su batería, y es cierto, dura muy poco, pese a que las progresivas mejoras que ha incorporado Android hayan mejorado algo este apartado. Después de tanto tiempo decidí cambiársela, y sí que ha mejorado su autonomía, si bien sigue siendo bastante floja.

Si nos ponemos sibaritas y nos fijamos en el mercado actual, se echa de menos un lector de huellas, tanto para desbloquear cómodamente el teléfono como para comprar aplicaciones y proteger nuestros datos en ciertas apps. Tampoco puedes pedirle al Nexus 5 que lo dé todo con los juegos más potentes de la Play Store, donde sí que se puede ralentizar un poco el terminal. Que conste que tengo bastantes juegos descargados y todos rinden bastante bien, por lo que no me puedo quejar. Lo que sí que es más desagradable son los fallos espontáneos que siempre lacraron a este móvil y que con el paso de los meses se han ido acentuando más, como los reinicios aleatorios, los problemas con las dos cámaras, que aleatoriamente dejan de funcionar, o los días que la tarjeta SIM da problemas, dejándote en plena calle sin cobertura.

Marshmallow en Nexus 5

¿Sigue mereciendo la pena el Nexus 5 dos años y medio después? En un mercado en el que los fabricantes renuevan su arsenal una o incluso dos veces al año y los dispositivos anteriores se quedan obsoletos en muy poco tiempo este teléfono parece que sabe aguantar mucho mejor que el resto el paso del tiempo. Parte del mérito es de su software, diseñado por Google, que sabe optimizar el sistema para que siga funcionando igual de fluido que el primer día y que hasta ahora nos había traído con puntualidad la última versión de Android, aunque esto ya se haya acabado. Sinceramente me parece que sigue siendo un buen teléfono, válido para cualquier usuario, incluido yo que me considero bastante exigente con la tecnología. Realmente fue una muy buena inversión, porque la edición de 32GB me costó 400€, y a junio de 2016 sigue dándolo todo. No recomendaría a nadie que lo compre ahora porque ya ha pasado mucho tiempo y existen móviles mucho mejores, pero para mí el Nexus 5 siempre será único.

¡No te vayas sin dejar un comentario!