Portada » Rejuvenece tu ordenador con un disco SSD

Rejuvenece tu ordenador con un disco SSD

Allá por inicios de 2013 cuando me hice con un iMac de 21,5″ todo iba de maravilla, como os conté en el análisis, sobre todo teniendo en cuenta que venía de un PC del año 2005. Pero según fue pasando el tiempo se fue ralentizando, y por mucho que probara varios programas de limpieza y trucos de todo tipo cada vez me resultaba más desagradable la lentitud a la hora de cargar todo. Acabé llamando al servicio técnico de Apple, en el que me atendieron de maravilla y me dieron una serie de consejos que no sirvieron de mucho. Como solución final reinstalé el sistema, y aunque el rendimiento mejoró notablemente, el arranque del ordenador y de las apps seguía siendo lento.

Al final me acabé dando cuenta de por qué sucedía esto: el disco duro se había estropeado. Un día encendí mi ordenador y se quedó atascado en el arranque, por lo que lo llevé al servicio técnico y vieron que el disco estaba defectuoso. Puestos a tener que pagar por repararlo (ya había expirado la garantía de dos años) decidí que me instalasen un disco SSD, notablemente más caro pero con un rendimiento y estabilidad muy superiores. A los pocos días tenía en casa mi iMac con una memoria flash de Samsung, el modelo 850 EVO, para muchos expertos el mejor de gama media. El tiempo de encendido me dejó con la boca abierta, porque solo unos segundos después de pulsar el botón ya tenía en pantalla el asistente de bienvenida a OS X. Después de configurar todo a mi gusto y restaurar mi copia de seguridad estuve trasteando un poco con el Mac para ver como iba el nuevo disco. Decir que el ordenador funcionaba como el primer día es quedarse cortos, porque lógicamente al tener un disco SSD su rendimiento era mucho mejor. Puestos a hacer comparaciones con otros productos de Apple, los tiempos de carga parecían los de un iPad. Incluso herramientas más potentes que utilizo como Photoshop o Final Cut se cargaban rápidamente y funcionaban como nunca.

Samsung 850 EVO

Trim EnablerTodo iba perfecto, o casi… Resulta que después de navegar un poco por Internet me enteré de que existía una tecnología llamada TRIM que le permite al ordenador notificar al disco de la eliminación de datos, de forma que este pueda marcar como libres las celdas correspondientes. Lo entendáis o no, lo importante es que esto da lugar a una mejora de la velocidad de lectura y escritura y sobre todo aumenta la vida útil del disco SSD, algo vital teniendo en cuenta su elevado precio. El problema era que en OS X solo era compatible con las memorias oficiales de Apple, y como esta era de Samsung pues ya no podía beneficiarse de esta utilidad. La única forma de activarla era usando una aplicación de terceros llamada Trim Enabler, que requería desactivar una función de seguridad básica en el sistema operativo, lo que además daba muchos problemas de estabilidad. Por esa razón decidí dejar todo como estaba y no activar nada. Por suerte, como ya comenté en esta entrada, a partir de OS X 10.10.4 y El Capitan (10.11), Apple parece haber cambiado de mentalidad y ya permite activar TRIM de forma oficial, sin tener que hacer ninguna modificación, aunque no se hagan responsables de sus consecuencias. Es tan sencillo como introducir un comando en la Terminal, pero la app de la que hablaba antes, Trim Enabler, ya se ha actualizado para usar este método inofensivo. Nada más enterarme la descargué y con tan solo un click activé esta herramienta. No sé si sería por el efecto placebo, pero estuve trabajando un poco con Final Cut e iba incluso mejor que antes. De todos modos, me aseguré de que la app había cumplido con su misión desde “Acerca de este Mac”, y sí, me decía que TRIM estaba activado.

Ya ha pasado un año y decir que estoy encantado con el rendimiento de mi iMac se quedaría corto. Este ordenador salió al mercado hace tres años y medio, pero con este cambio parece que fue ayer. Sea cual sea tu ordenador y sistema operativo, si notas que los tiempos de carga van a peor o simplemente necesitas la mayor rapidez posible, te aseguro que con un disco SSD tu PC parecerá nuevo. Si usas un Mac tendrás que llevarlo a un distribuidor autorizado y pedir presupuesto, pero si tu ordenador se puede abrir sin violar la garantía puedes comprar tu mismo la memoria flash e instalársela. Hay miles de modelos a precios cada vez más asequibles, por lo que si tienes dudas busca en Google comparaciones. Como último detalle, recordar que si usas Windows o Linux no tendrás que activar manualmente TRIM, ya que funciona con cualquier unidad. Y para los más escépticos decir que con buscar en YouTube “ssd vs hdd” aparecerán miles de vídeos que confirmarán la mejora de la que he hablado.

¡No te vayas sin dejar un comentario!