Portada » Cartuchos originales o compatibles: ¿cuáles compro?

Cartuchos originales o compatibles: ¿cuáles compro?

Cada vez está más de moda estudiar desde la tableta, o mismo leer los informes del trabajo con este dispositivo, pero yo soy de los muchos que preferimos tener en casa una impresora para poder pasar nuestros archivos digitales a papel. Como estudiante que soy he de decir que todos los apuntes que preparo en el ordenador tengo que imprimirlos para poder estudiarlos, y además necesito este aparato para ciertos trabajos que tengo que presentar. Pues bien, hoy voy a plantear una de las grandes preguntas sobre el mundo de las impresoras: ¿qué es mejor: comprar cartuchos originales o compatibles?

Imagen de magnascan en pixabay.com
Imagen de magnascan en pixabay.com

Los originales son los desarrollados por la misma empresa que fabricó la impresora, y lógicamente son los que vienen de serie con esta. Los fabricantes aseguran que al estar diseñados tinta e impresora por ellos la calidad de impresión es máxima, aparte de que se optimiza el funcionamiento de la máquina. Esta última afirmación no la puedo afirmar ni negar porque no tengo forma alguna de demostrarlo, pero que la calidad de impresión es mejor que con los compatibles sí que lo he comprobado, notándose especialmente en las imágenes. Otro argumento para decantarse por los originales es que generalmente duran más que los reciclados; así, aunque en un principio sean más caros, si analizamos su relación calidad-precio las cosas cambian. Como detalles menores reseñar que en la mayoría de impresoras solo podemos consultar los niveles de tinta de los cartuchos originales, así como que estos siempre van a estar respaldados por la garantía del fabricante, mientras que si al aparato le pasa algo con uno compatible, la marca de la impresora no se hará responsable de los daños.

La otra alternativa es comprar cartuchos compatibles o reciclados, existiendo una pequeña diferencia entre ellos. Los compatibles son desarrollados por empresas ajenas al fabricante de la impresora, y su principal ventaja es que son más baratos. Muchos de estos compatibles son además reciclados, es decir, son depósitos originales rellenados con tinta compatible. Así, como puntos fuertes están el precio y en el caso de los reciclados la conciencia ecológica. Como factores negativos, para mí lo peor es la calidad y la duración. Los colores no suelen ser tan vivos, y sobreviven peor al paso de las semanas, perdiendo calidad e incluso pudiendo llegar a secarse, lo que nos obliga a reemplazarlos antes de que se hayan acabado. Comentar asimismo que hay muchas impresoras que no pueden (o quieren) detectar el nivel de tinta restante, y hacedme caso, es algo bastante irritante.

Imagen de ClkerFreeVectorImages en pixabay.com
Imagen de ClkerFreeVectorImages en pixabay.com

Después de haber expuesto las bondades y defectos de los dos tipos de tinta, llega el momento de sacar una conclusión. Antes de nada decir que yo tengo una impresora Canon de inyección, de la cual ya os hablé en su momento, por lo que si usáis una láser esto no tiene por que ser así necesariamente. En las tiendas de la calle los cartuchos originales suelen ser excesivamente caros, y si no usamos la impresora con fines profesionales suenan mucho más interesantes los compatibles, con unos precios mucho más asequibles. Sin embargo, en Internet es posible encontrar tinta original a un precio bastante más económico, y hacedme caso que así sí que merece la pena la original, resultando más asequible la calidad – precio por la mayor vida útil de estos depósitos.

Otro aspecto importante a tener en cuenta tanto en un tipo como en otro de cartuchos de inyección (con el tóner de las láser no es así) es la cantidad que compramos. Efectivamente sale más rentable la cantidad – precio si compramos los cartuchos XL, pero la tinta líquida de estas impresoras se seca con el paso del tiempo. Según esto solo deberíamos comprar los cartuchos grandes si solo si usamos la impresora muy a menudo. Si le damos un uso esporádico es preferible hacerse con los cartuchos lo más pequeños posibles, para evitar así que se sequen y no gastar dinero en tinta que se secará y acabará en la basura.

¡No te vayas sin dejar un comentario!