Inicio » Aprende » Seguridad » No toda la publicidad es spam

No toda la publicidad es spam

Lo sé, muchos estarán en desacuerdo con el título de esta entrada. De hecho son muchos los que continuamente están quejándose de que a su email no le paran de llegar correos basura y que el filtro anti-spam de su correo electrónico no los filtra. Lo que sucede es que muchas veces somos nosotros mismos los que autorizamos a las empresas a que nos envíen este contenido promocional, que en la mayoría de casos no es abusivo y puede incluir información interesante para el cliente. Frecuentemente nos vemos obligados a introducir nuestra dirección de correo en diferentes páginas webs y aplicaciones, y suele suceder que en estos formularios hay una casilla que viene marcada por defecto y que no solemos fijarnos en ella. ¿Qué pone esa casilla? Que queremos recibir ofertas y promociones en nuestro correo electrónico. Lo que sucede es que después empezamos a recibir estos correos y nos cansamos de ellos, llegando a decir que es spam, pero no lo es.

Este tipo de mensajes, conocidos como newsletters, son enviados con el permiso del que los recibe y no traen ningún tipo de virus o trampa. Otra gran diferencia respecto con el spam es que hay un enlace en la parte inferior que nos permite darnos de baja de estos correos con un solo click, de una forma extremadamente sencilla. Otros servicios nos dan la opción de filtrar el tipo de email que queremos recibir y cuántas veces al mes o a la semana. Como digo, se trata de correos totalmente legítimos, que no tienen ningún fin más allá que promocionar algo que tú has aceptado. Por otra parte el spam de verdad proviene de empresas o colectivos más “oscuros” que obtienen nuestras direcciones sin nuestro consentimiento, a través de diversos métodos. Generalmente estos mensajes ocultan fines malévolos, como robar nuestros datos personales y bancarios o colapsar nuestro buzón de entrada. Evidentemente, aquí no hay botón de darse de baja, pero por suerte los filtros anti-spam cada vez son más precisos y eficientes. De hecho yo recibo una cantidad de correo basura bastante elevada (sobre unos diez diarios) y ni me entero, puesto que automáticamente Gmail los envía al buzón de email no deseado.

Preferencias newsletter Spotify
Se puede filtrar el tipo de emails que queremos recibir

Cancelar suscripción newsletter¿Qué conclusiones podemos sacar de toda esta explicación? En primer lugar, si estamos recibiendo emails de publicidad legal que no deseamos que nos lleguen en vez de quejarnos tan solo tenemos que hacer click en el enlace de darse de baja que aparecerá en la parte inferior. Por otra parte, cada vez que nos registremos en alguna web que nos pida nuestro correo electrónico habrá que cerciorarse de que la casilla de recibir comunicaciones esté desactivada. Sería recomendable asimismo que tuviésemos varias direcciones de correo creadas, de forma que reservemos una para aquellas páginas en las que no confiemos mucho que nos pidan un correo. Que no parezca que estoy del lado de las empresas que hacen publicidad, porque en ese sentido creo que deberían preguntarle al usuario directamente si quiere recibir estos correos y no en una pequeña casilla que ya viene marcada.

¡No te vayas sin dejar un comentario!