Portada » Cómo instalar software en Ubuntu

Centro de software de Ubuntu

Cómo instalar software en Ubuntu

Si leéis mi blog de vez en cuando probablemente os habréis dado cuenta de que mi sistema operativo de escritorio favorito es OS X, y por lo tanto el que más uso en mi día a día. Pero antes de tener un Mac tenía que apañarme con un PC en el que compartía Windows y Ubuntu, usando mucho más este último. De hecho, de vez en cuando me gusta trastear un poquito con Linux y aprender cómo hacer esto o lo otro. Pero para poder trabajar con Ubuntu es indispensable descargar el programa que se necesite para dicha tarea, y para el usuario novato o sin muchos conocimientos puede resultar complicado, por eso vamos a ver las múltiples formas de instalar software en Ubuntu.

En general, los sistemas Linux tienen un sistema de archivos muy bien organizado y limpio, de forma que en lugar de instalarse los programas en una carpeta, como sucede con Windows y Mac, aquí cada parte de cada aplicación se almacena en un lugar diferente. Así, los binarios o ejecutables se guardan en un directorio, las librerías en otro, etc. Además, el sistema lleva un estricto control sobre el software que está instalado en el ordenador para así poder actualizarlo y eliminarlo más fácilmente. En la mayoría de distribuciones Linux los programas se descargan mediante un sistema de repositorios, es decir, desde un servidor en el que se alojan miles de aplicaciones, como si de una App Store se tratase. En el caso de Ubuntu disponemos de unos cuantos de confianza configurados, pero el usuario es libre de añadir los repositorios que desee. De esta manera, al entrar en el Centro de Software, la tienda de aplicaciones de Ubuntu, buscará en dichos servidores lo que el usuario desee. De esta manera, si aparece una actualización se obtendrá directamente del servidor del cual se bajó, sin necesidad de que el usuario intervenga.

Repositorios Ubuntu
Lista de repositorios en Ubuntu

Esto suena muy bien, pero puede darse el caso de que los repositorios oficiales no incluyan aquello que queremos o que la versión que proporcionan sea demasiado antigua. Es entonces cuando aparecen los llamados PPA (Personal Package Archives), que se podrían definir como repositorios caseros, hechos por cualquier persona que lo desee. Hay miles y son muy fáciles de añadir a nuestro PC, pudiendo de esta manera instalar su software como si de un servidor oficial se tratase. El gran talón de Aquiles de esta técnica es la seguridad, puesto que cualquier persona puede construir su PPA y meter en él lo que quiera, por lo que a la hora de usarlos hay que tener mucho cuidado y verificar que son de confianza. Personalmente os recomiendo el de Web Upd8, que es muy conocido e incluye las últimas versiones de miles de aplicaciones.

Paquete DebianPor último, se puede instalar software en Ubuntu de forma local, si disponemos de un archivo .deb. Estos ficheros son los que se alojan en los servidores de los que hablaba antes, por lo que si lo tenemos descargado lo podemos instalar. Sin embargo no es el método más adecuado porque en un principio no recibirá actualizaciones, excepto que se añada explícitamente la fuente de donde se obtuvo a la lista de repositorios. Algo parecido pasa con los instaladores ejecutables, que consisten en un archivo que se abre al estilo Windows y nos guía por el proceso, aunque no sean muy comunes.

Centro de software de Ubuntu
Centro de software de Ubuntu

Es cierto que puede resultar algo complicado todo esto, sobre todo cuando en el resto de sistemas operativos es mucho más sencillo. ¿Entonces cuáles son sus ventajas? Sin duda alguna las actualizaciones, mucho más eficientes que en las plataformas de Microsoft y Apple. En lugar de tener que instalarlas manualmente o recibir avisos cada vez que entramos en una app, con la tecnología de repositorios las actualizaciones se descargan e instalan todas de un golpe, tanto las de partes del sistema como las de los programas instalados por el usuario. También hace más fácil el proceso de eliminación de software, e incluso puede ahorrar espacio al compartirse las librerías que necesita cada app. Sinceramente creo que instalar software en Ubuntu es más complicado que en Windows o Mac, pero es cierto que en los últimos años se ha hecho más fácil gracias a herramientas como el Centro de Software, una “App Store” de Ubuntu.

¡No te vayas sin dejar un comentario!