Inicio » Reviews » Sistemas operativos » Android Marshmallow un mes después

Nexus 5

Android Marshmallow un mes después

Durante estos años siempre tuve la costumbre de publicar un análisis y opinión personal de cada versión nueva de iOS que salía y posteriormente, cuando me compré mi Nexus 5, de Android. Este año no fue así, principalmente porque no he tenido mucho tiempo para ello, pero también porque creí que sería más interesante hacer el review unas semanas después. Nada más actualizar se puede probar lo básico y obtener unas impresiones, pero es realmente con el paso del tiempo como se van notando los cambios y si realmente ha merecido la pena o no instalar Android 6.0, conocido también como Marshmallow.

Imagen de Michael Homnick ©
Imagen de Michael Homnick ©

Android Marshmallow no suponía un cambio estético ni visual, ya que de eso se encargó la versión anterior, Lollipop, trayendo consigo el llamado Material Design, que un año después, tras haber sido mejor o peor adoptado por la mayoría de apps, se puede decir que es fantástico. Uno de sus pilares son las animaciones y transiciones, algo que esta actualización perfecciona. Pero en general no hay cambios salientables en este campo, ni falta que hace. Como mucho que ahora desde la pantalla bloqueada se puede acceder directamente a la búsqueda por voz en vez de a la app de teléfono.

Android Marshmallow - RAMDonde realmente se ha centrado Google es en el interior del sistema, ¡y falta que hacía! Cada vez que lanzaban una nueva versión del sistema operativo anunciaban que se mejoraba el rendimiento y eficiencia del dispositivo, pero al final no se cumplía. En Marshmallow sí que existe esa mejora, os lo digo de primera mano. Por una parte el sistema incluye una tecnología llamada Doze que mejora el consumo energético mientras el teléfono está en reposo, con la pantalla apagada. También se mantiene el modo de ahorro de energía incorporado el año pasado, pero pudiendo en este caso excluir aquellas aplicaciones que no funcionasen correctamente con esta función, como WhatsApp. Donde realmente está la mejora es en el consumo de batería en reposo. Antes podía bajarme un 10% la carga en dos horas sin que tocase el móvil, mientras que ahora estaríamos hablando de un 1 o como mucho 2%. Es alucinante, lo noto en el número de veces que cargo mi Nexus a la semana, y creo que es una de los grandes argumentos para abandonar Lollipop, la versión anterior. Asimismo, el consumo de memoria RAM se ha optimizado, disponiendo ahora en ajustes de un apartado dedicado a esto, pudiendo consultar cuanta memoria ha consumido cada app en las últimas horas.

Android Marshmallow - permisosOtra novedad esencial en Android Marshmallow es el nuevo sistema de permisos. Se acabaron esas dudas que nos entraban al descargar una app desde la Play Store y ver que tenía acceso a nuestra ubicación o contactos. Ahora los permisos se simplifican en nueve (ubicación, contactos, calendario, cámara, micrófono, SMS, teléfono, sensores corporales y almacenamiento) más una serie de permisos adicionales como modificar los ajustes del sistema o mostrar contenido encima de otras apps (notificaciones emergentes o burbujas). Pero para mi gusto esto no está muy bien planteado, porque hace una distinción entre apps compatibles con este nuevo sistema y apps antiguas. Cuando descargamos una compatible, en la Play Store no aparecerá el tradicional cuadro de diálogo en el que se muestran los permisos, de forma que se irán solicitando sobre la marcha, solo cuando la app intente usarlos por primera vez. Esto es más cómodo de cara al usuario, porque si una app necesita acceder al calendario para una función determinada que el usuario no llega a usar nunca, no se le solicitará ese permiso en ningún momento. El problema llega con las apps antiguas, las que no han sido optimizadas para Marshmallow. Por defecto se le activan todos los permisos, y al instalarlas desde la Play Store sí que aparecerá la clásica descripción de los permisos. Ahora bien, desde los ajustes del sistema sí que podremos desactivarle aquellos que queramos, previa advertencia de que la app podría funcionar mal. En mi caso no he tenido ningún problema: le he bloqueado el acceso a mis contactos o ubicación a ciertos juegos y no se han bloqueado ni presentado anomalías. Además espero que de cara al futuro Android optimice esta tecnología, que para mí es uno de los puntos fuertes de esta actualización.

Android Marshmallow - no molestarOtro cambio importante es el de los modos de volumen. En Lollipop se había abandonado el clásico modo silencio, siendo sustituido por uno llamado “no molestar”. Ahora se mejora, distinguiendo entre “solo con prioridad”, “solo alarmas” y “silencio total”, pudiéndose activar los tres durante un tiempo determinado o de forma indefinida. Con el primero sí que sonarán las notificaciones consideradas prioritarias, como los mensajes o llamadas de nuestros contactos marcados como destacados o de aquellas apps que nosotros hayamos marcado. Con el segundo, como indica su nombre, solo sonarán las alarmas, quedando el resto del teléfono totalmente silenciado, incluido el volumen multimedia, algo que inexplicablemente no sucedía antes. El último se diferencia de este en que las alarmas tampoco sonarán, aunque al activarlo nos advierta de ello si tenemos alguna activada. El renovado modo no molestar se activa ahora desde la barra de ajustes rápido, mientras que si pulsamos en los botones laterales de volumen se podrá desplegar un panel en el que ajustar la intensidad del sonido multimedia, de notificaciones y llamadas y de alarmas.

Launcher renovado
Launcher renovado

Android Marshmallow trae bajo el brazo muchas más novedades, tales como un launcher renovado, aunque también se pueda disfrutar de este cambio en versiones anteriores; un panel de personalización muy inmaduro aún, siendo mínimos los ajustes disponibles en él; un soporte pleno a los sensores de huellas dactilares, etc. Pero hay una función importantísima, quizás de las más destacadas de Android 6.0 de la que no he hablado. Sí, me refiero a Google Now on Tap, la cual te puede ofrecer resultados de búsqueda basados en el contenido de la app que tengas abierta en ese momento. Si estás hablando con un amigo sobre una película a través de una app de mensajería, manteniendo pulsado el botón de inicio podrás ver información sobre esta. Desgraciadamente de momento no funciona en español, por lo que no he podido probarla, pero espero que la actualicen pronto.

Copias de seguridad en Google Drive
Copias de seguridad en Google Drive

Me ha decepcionado también el nuevo sistema de copias de seguridad, que prometía guardar en Google Drive los datos de nuestras apps, de forma que si restaurábamos a valores de fábrica el dispositivo las aplicaciones conservasen toda la información anterior, tal como pasa en iOS con iCloud. El primer problema es que la copia no se puede ejecutar cuando queramos, por lo que solo se realizará cuando el móvil o tablet esté cargando y en reposo. En segundo lugar son muy pocas las aplicaciones de mi teléfono que han guardado esta información (se puede acceder a este listado desde la app de Google Drive). Me esperaba un sistema de backup mucho más sólido, al nivel del de iOS. Por último, los habituales problemas de la cámara en el Nexus 5 siguen estando presentes, y se acentúan si activamos el desbloqueo facial, que en Marshmallow puede acabar devorando la batería.

La cuestión es si merece o no la pena actualizar. Mi respuesta y la de la mayoría de personas es afirmativa. Apenas he tenido problemas con esta actualización, y algunas de las mejoras que trae, especialmente la de permisos y la de la batería, son motivos de peso para decantarse por actualizar. Claro está que hablo desde la perspectiva de un teléfono Nexus, porque el resto de fabricantes aún están trabajando en ello, por lo que de momento no se puede actualizar aún en Samsung, LG, Sony, etc. Esperemos que no tarden mucho, y que mientras tanto Google solucione algunos errores y permita usar Now on Tap en español.

¡No te vayas sin dejar un comentario!