Portada » Los milagros de Photoshop

Los milagros de Photoshop

La entrada que estáis comenzando a leer no es un post convencional en el que explico cómo hacer esto o doy mi opinión sobre una app. Tampoco es una noticia sobre el último evento tecnológico. Sería más bien una opinión sobre un tema que en realidad va más allá del mundo de la informática pero que igualmente me parece muy interesante. Se trata, como habréis deducido por el título, del engaño al que estamos sometidos cuando vemos fotografías de personas en Internet, especialmente de modelos. No es fácil abordar este tema, por lo que lo iremos viendo paso a paso.

Filtros instagramEl nivel de retoque más básico del que podemos partir es el de los filtros. Si sois usuarios de Instagram ya entenderéis a lo que me refiero. Parece arte de magia como con un simple filtro podemos retocar una imagen, y en el caso de una persona hacer que parezca mucho más guapa. Esta mejora en el fondo es algo tan sencillo como aplicar una función matemática al color de cada pixel, y al estar diseñados por el equipo de Instagram no tenemos que preocuparnos de establecer nosotros unos parámetros, sino simplemente hacer clic y apreciar el resultado. Aunque esté hablando de esta red social en concreto porque es uno de los factores clave de su éxito, también se pueden utilizar con muchas apps de fotografía para iOS y Android. Que estos filtros sean herramientas de edición tan básicas no implica que los fotógrafos profesionales no los utilicen, hasta el punto de que en las versiones más recientes de Photoshop se pueden aplicar algunos de los más populares. En el caso de aplicarlos sobre caras, pueden hacer invisibles granos, heridas, ojeras y otros defectos, además de mejorar su belleza.

Otro recurso muy sencillo y accesible para todos es la modificación de los parámetros básicos como el brillo, contraste, saturación, etc. Cualquier aplicación de fotografía para móviles y tablet permite editarlos de la forma más sencilla, existiendo incluso un botón que los ajusta de manera automática, que aunque no siempre logre el resultado óptimo, sí que mejora sustancialmente la imagen. Modificando ligeramente el brillo, contraste y saturación se pueden conseguir arreglos de diez, y si podemos cambiar los niveles de color, ya conseguiríamos un resultado más que satisfactorio, aunque no todos los programas de edición básica lo permitan.

Curvas en Photoshop
Tratamiento de los niveles de color de un paisaje

A partir de aquí ya necesitaremos software más especializado para poder seguir retocando, aunque no necesariamente del nivel de Adobe Photoshop. El primer paso esencial para muchos profesionales es aplicar un desenfoque gaussiano en una capa duplicada de la imagen en modo de fusión luz suave (si esto te ha sonado a chino no te preocupes). Después se pueden quitar todo tipo de manchas y arrugas en la piel con pinceles de todo tipo. Hasta aquí lo que estamos haciendo es estilizar, pero podemos ir más allá y cambiar el color del pelo y de los ojos, el afeitado, etc. También podemos hacer al sujeto más delgado o gordo con algo tan sencillo como estirar la imagen y después con una goma ir sacando cuerpo (en realidad no es tan fácil pero esta es la base).

Por poder se podría continuar, pero ya sería rizar el rizo. Ahora que ya disponemos de toda esta información es el momento de reflexionar y sacar conclusiones. Sin duda es asombroso todo lo que se puede hacer con ciertas aplicaciones. Además, en los últimos años hemos visto como muchas de estas herramientas se han ido haciendo más accesibles al público a través de apps para Android y sobre todo iOS. Pero esto también ha derivado en una manipulación de todo lo que vemos en la televisión, revistas e Internet. ¿Cuántas horas de trabajo con Photoshop ha llevado conseguir ese espectacular paisaje? ¿Será en realidad tan guapa esa modelo como aparece en las revistas? Son preguntas a las que no siempre es fácil encontrar una respuesta, pero si queréis comprobar como son tratadas las imágenes tan solo tenéis que iros a la cadena más importante del mundo de comida rápida y apreciar la diferencia entre las hamburguesas de los anuncios y las que te venden. Pues esto que se hace con las imágenes también sucede con la música y con los vídeos, así que espero poder explicároslo en otra entrada en un futuro. Y para los más curiosos, en este artículo de El Mundo podéis ver algunas comparaciones entre famosas con y sin Photoshop, para daros cuenta de que lo que os he contado es totalmente cierto.

¡No te vayas sin dejar un comentario!