Inicio » Aprende » Curiosidades » Iniciar sesión con servicios de terceros

Iniciar sesión con servicios de terceros

Lo digo muchas veces y esta no es una excepción: hoy en día para disfrutar de cualquier servicio online hay que crearse una cuenta. Y no hay otra. En algunos casos es comprensible, porque es necesario el acceso a cierta información personal del usuario o hay que guardar datos privados. Pero también muchas veces se podría prescindir de ello. Por suerte, en los últimos años se ha puesto muy de moda lo de poder registrarse con servicios de terceros, especialmente redes sociales. Así, si tenemos una cuenta en Google +, Facebook o Twitter, no nos hará falta registrarnos en dicha web para poder usar sus servicios. De esta manera mucha gente usa este sistema para acceder a miles de sitios, pero muchos desconocen como funciona exactamente.

En primer lugar hay que entender que es una API. Se trata de un mecanismo que permite a un desarrollador interactuar en su aplicación o web con un servicio como una red social o un buscador. Casi cualquier página de este tipo ofrece una API pública, de forma que cualquiera puede usarla en sus proyectos. Como no, el inicio de sesión con servicios de terceros se realiza mediante el uso de esta herramienta. En el caso de Google +, Facebook o Twitter, son abiertas, así que con tan solo cubrir un pequeño formulario cualquier programador podrá utilizarla. Esto, junto con la expansión de estos servicios, es lo que ha provocado semejante aumento del número de aplicaciones y páginas web que utilizan este cómodo método de registro.

Partiendo de lo explicado hasta ahora, cuando hacemos click en el botón de registrarse con un proveedor e iniciamos sesión, aparecerá una ventana en la que se detalla qué puede hacer dicha app con nuestro perfil, pudiendo rechazar algunos de estos permisos. Si confirmamos, lo que estamos haciendo es entregarle a dicha web nuestra información básica, como el nombre y el email, así como la capacidad de manejar nuestro perfil según lo especificado previamente. Con esta información se crea una cuenta en los servidores del servicio, a la que en lugar de acceder con un usuario y una contraseña se entra con nuestra cuenta de Facebook o Google. Por lo tanto, el perfil en la red social correspondiente no es más que una “llave” para utilizar la cuenta que se ha creado en realidad en el servicio.

Iniciar sesión

Si me habéis seguido hasta aquí, muchos os preguntaréis qué importancia tiene esto. Pues que al igual que si perdemos la llave de nuestra casa esta no desaparece, no por desvincular nuestra cuenta la borraremos. Me explico. Después de haber iniciado sesión con nuestra cuenta de Google + en Udacity, por ejemplo, podemos ir a los ajustes de Google y desvincularla de dicho servicio. Sin embargo, la cuenta seguirá existiendo, porque simplemente hemos tirado “la llave que abre la puerta de casa”. Y aunque no sea justo el caso de Udacity, puede pasarnos que con otra aplicación no podamos acceder a la cuenta, mientras que nuestros datos aún permanecen ahí. Y claro, toda aquella información personal que le dio Google a ese servicio ya está en sus manos, siendo imposible de controlar lo que hacen con ella. Al revocar el acceso solo evitaremos que puedan usar la red social con nuestro perfil, pero nada más.

Apps conectadas a Google

Ya va siendo hora de terminar la entrada, y bastantes os seguiréis preguntando por qué he explicado todo esto. Como decía al principio, cada vez se usan más las cuentas en las redes sociales para registrarse en otros servicios, lo cual es muy cómodo y rápido, además de solucionarnos el problema de tener que acordarnos de mil usuarios y contraseñas. Justo por este motivo los internautas se registran en cualquier web que encuentren porque no les cuesta nada, sin saber que tiene sus riesgos. No es oro todo lo que reluce, y en este caso no tenemos el control sobre como son tratados nuestros datos una vez que Google, Facebook o quien sea se los da a dicha aplicación. Simplemente hay que tener cuidado, y, sobre todo, mucho sentido común, que como siempre digo es el mejor sistema de seguridad que existe.

¡No te vayas sin dejar un comentario!