Inicio » Aprende » Curiosidades » De Blogger a WordPress, el gran cambio

De Blogger a WordPress, el gran cambio

Después de un par de años usando la plataforma de blogging de Google, decidí hacer el gran cambio y pasarme a WordPress.org (no confundir con .com). Aunque Blogger sea muy potente y aún encima sea gratuita, la mayoría de bitácoras profesionales suelen funcionar con este otro sistema. Entre otros motivos está el hecho de que la web se aloja en un servidor propio, de forma que tenemos un mayor control sobre el contenido y la seguridad de que será mucho más difícil de que cierren nuestra página. Además, WordPress es un software muy sólido que nos permite diseñar una web exquisita.

Logo-WPEn mi caso empecé a preparar el cambio en junio de 2014, alquilando un servidor, primer paso imprescindible. No necesitamos muchos requisitos, y cualquiera compatible con PHP y MySQL nos valdrá, sea de la empresa que sea, encontrándonos con algunos desde el euro mensual. Ahora bien, pese a que la mayoría traigan un “instalador mágico” que nos permita configurar WP en un minuto sin tener que tocar nada, por experiencia os puedo decir que son malos. En mi caso, el de STRATO me instaló una versión antigua del CMS, con ciertos plugins y temas que no quería (bueno, esto fue tan fácil como desinstalarlos y punto). Además, no sigue unas recomendaciones de seguridad esenciales, así que en mi opinión compensa instalar el software por nuestra propia cuenta, ya que no es difícil y así podréis controlar algunos aspectos importantes.

Wordpress

Con el entorno listo toca importar el contenido, como entradas, multimedia y páginas estáticas. El principal problema suele ser el formateo de estas, es decir, que las fuentes, imágenes y otros factores estéticos se pueden deformar. Además, las taxonomías en WordPress son diferentes, existiendo etiquetas y categorías, mientras que en Blogger solo hay las primeras. Por lo tanto, importar el contenido de la versión antigua a la nueva puede ser algo tedioso, más de lo que parece al principio. Si superas esta primera parte, lo que queda es mucho más agradable. Configurar el diseño es extremadamente fácil gracias a los miles de temas que existen, todos ellos muy personalizables. Esto, junto con los llamados plugins, son los grandes puntos de esta plataforma. Por si no lo sabéis, eso son extensiones que te permiten añadir funciones extras a tu web, tanto para el usuario como para ti como administrador y/o redactor.

Comentaba antes que la “independencia” de la que gozas aquí es muy interesante, pero también tiene sus puntos negativos, como el de la seguridad y el SEO. Es cierto que WordPress está siendo continuamente actualizado, y que su carácter de software libre lo hace menos vulnerable, pero no es muy difícil romper una web que use este sistema. Por lo tanto, es muy importante disponer de algún plugin de seguridad (yo uso iThemes Security, muy potente, gratuito y fácil de usar) que también nos haga copias de seguridad por si las moscas. La optimización web también es importante, por lo que necesitaremos otro plugin de SEO, habiendo unos cuantos para descargar. Eso sí, nos hará falta leernos algún tutorial para poder manejarlos, lo que conlleva cierto trabajo. Y, como si esto no llegase, hay que también preocuparse con el tema de la caché. WordPress es un gestor de contenidos dinámico, lo que significa que cada vez que el navegador le solicita al servidor una página, esta es generada al momento, lo que le cuesta cierto trabajo a la máquina. El problema es que en los picos de visitas podría saturarse, siendo muy recomendable usar algún sistema de caché, también usando los plugins correspondientes.

WordPress es una herramienta muy potente, y aún encima gratuita y de código abierto, que nos permite crear y mantener una bitácora de calidad sin necesidad de tener conocimientos de diseño web. Esa es la principal baza de la plataforma, pero como os habréis dado cuenta al leer esta entrada, tiene ciertos aspectos que requieren planificación e invertir cierto tiempo, por lo que la transición del dócil y sencillo Blogger a WordPress no es tan fácil como parece. Si llevas ya cierto tiempo trabajando en tu blog y ves que este va bien puedes planteártela, pero llévala a cabo cuando tengas cierto tiempo libre, ya que tardarás en dejarlo todo listo. En mi caso estoy muy contento con el cambio, aunque esté decepcionado con el bajón en las visitas recibidas, algo que no sé si ha tenido que ver o no. En todo caso, si te has decidido por hacer este cambio, ¡mucha suerte!

¡No te vayas sin dejar un comentario!