Portada » Personaliza Ubuntu con Ubuntu Tweak

Personaliza Ubuntu con Ubuntu Tweak

En general, todas las distribuciones Linux son altamente personalizables, pero en muchos casos esta customización requiere conocimientos que no todos los usuarios poseen. Por suerte, si nuestro sistema operativo es Ubuntu, contamos con una utilidad llamada “Ubuntu Tweak”, que nos ayudará a cambiar muchos ajustes del ordenador. Pero esto solo es una pequeña parte de su potencial, ya que cuenta también con herramientas para limpiar el sistema o mismo instalar nuevas apps.

Una vez instalada desde el Centro de Software, nada más abrirla aparecerá una ventana con información general sobre nuestro PC, como CPU, memoria RAM, versión del sistema operativo… Esto se encuentra dentro de una pestaña llamada “Resumen”, pero contamos con cuatro más que vamos a ir analizando una por una. La siguiente es “Aplicaciones”, y se trata de un simple listado de programas importantes que podemos instalar desde ahí, pero personalmente creo que no tiene mucho interés.

Ubuntu Tweak - Ajustes

Donde si que hay que centrarse es en la siguiente pestaña, la de “Ajustes”, porque es aquí donde encontraremos todas las opciones de personalización de las que hablaba en el primer párrafo. Están clasificadas en cuatro bloques (“Apariencia”, “Arranque”, “Escritorio” y “Sistema”) y en la mayoría de los casos sus nombres dejan claro lo que permiten cambiar. Sin embargo puede haber duda con algunas opciones, como es la de “Misceláneo”, que permite cambiar pequeños ajustes de Ubuntu. Para que os hagáis una idea, ahí es donde los desarrolladores han metido lo que no cuadraba en los otros menús. Pese a eso, merece la pena echarle un vistazo por si hay algo que nos interese. Respecto a sonido, tema y tipografías no hay mucho que decir, ya que sus nombres dejan bastante claro a que se refieren. La siguiente opción es la de “Configuración de inicio de sesión”, desde donde se pueden personalizar ciertos aspectos de la pantalla en la que se selecciona el usuario y contraseña, como su apariencia o la opción de que aparezca una cuenta de invitado.

En “Escritorio” también hay un par de cosas que ver, destacando “Iconos del escritorio”, utilidad que da la posibilidad de que los medios de almacenamiento conectados o la carpeta personal aparezcan como iconos en el escritorio. Si nos aburre nuestro fondo de pantalla la solución está en “Love Wallpaper HD”, que nos ofrece una colección de imágenes (la gran mayoría relacionadas con China). Si usamos Unity, el escritorio por defecto de Ubuntu, también podremos modificar su funcionamiento desde el menú correspondiente. La opción que queda en este bloque es la de “Área de trabajo”, con la que podremos habilitar una opción semejante a las “Esquinas activas” de OS X. Por último, en “Sistema” podemos personalizar el explorador de archivos (Nautilus).

La pestaña de “Administración” viene a ser una continuación de la anterior, pudiendo hacer cambios relativos a Unity y modificar pequeños ajustes del sistema. Aunque recomiendo que le echéis un vistazo a todas las opciones, destacaría las de “Carpeta de usuario”, que te permite cambiar la ubicación de los directorios de imágenes, documentos, descargas, etc. (de hecho, es muy recomendable tenerlos en otro disco duro o partición) y la de “Gestor de tipos de archivo”, eligiendo así con que aplicación se tiene que abrir cada extensión.

Pero lo mejor es la última pestaña, la de “Limpiador”. Aunque es cierto que los sistemas UNIX como OS X y Linux no generan tanta basura como Windows, una limpieza no les viene mal de vez en cuando. Con esta herramienta podremos eliminar ciertas cachés y archivos innecesarios como núcleos (kernels) antiguos o software no utilizado. Tan simple como seleccionar lo que queremos borrar en la lista de la izquierda y después pulsar en el botón de “Limpiar”. Eso sí, recomiendo dejar como mínimo un núcleo de los antiguos por si el actual fallase y necesitásemos entrar al sistema.

Ubuntu Tweak - Limpiador

En definitiva, Ubuntu Tweak es un programa indispensable para todos los que usen este sistema operativo. Su interfaz nos facilita muchas tareas que de otro modo son algo complicadas, y nos permite adaptar el funcionamiento del ordenador a nuestras preferencias. Pruébala que no pierdes nada, y verás como te gusta.

2 comentarios

    • Al final no existe ningún sistema operativo perfecto, y es cierto que como dices Linux acaba generando basura. Igualmente, es mucho menor que en Windows y además está bien localizada, en el sentido de que es fácil de encontrar, mientras que en otros sistemas como el de Microsoft está esparcida por todo el disco duro, estorbando más y siendo más complicada de eliminar.

¡No te vayas sin dejar un comentario!