Inicio » Aprende » Curiosidades » ¡Deja de cerrar apps!

Procesos en segundo plano

¡Deja de cerrar apps!

Un tema de discusión sobre tecnología muy habitual es si cerrar o no las apps del móvil cuando sales de ellas. Hay gente que jamás lo ha hecho, mientras que otros pasan más tiempo cerrándolas que usándolas. ¿Pero para qué sirve? La mayoría de la gente lo hace con el fin de ahorrar batería, mientras que otros simplemente por evitar que el móvil se cargue de procesos en segundo plano.

Este tema se discute desde en la calle entre amigos hasta entre desarrolladores de software en foros especializados. Para colmo, los fabricantes no se mojan sobre que es lo mejor. Esta función de poder forzar la detención de las apps fue incorporada, en un principio, para que en caso de que se quedase atascada o que provocase un comportamiento anómalo en el teléfono pudieses detenerla. Pero claro, la gente aplicó el funcionamiento de un PC al del smartphone y a partir de ahí surgió la confusión.

La cosa cambia un poco entre sistemas operativos. En iOS, cerrar sin motivo las apps no tiene ningún sentido. La multitarea aquí es muy limitada, impidiendo que las aplicaciones gasten batería y recursos si no están abiertas. Su utilidad es simplemente que al abrirlas de nuevo estén igual que antes, ahorrándose aún encima la potencia necesaria para cargar el programa. En segundo plano solo pueden hacer una serie de cosas muy evidentes para el usuario, como llamar, usar la localización o reproducir audio. Lo bueno es que lo realizan a través de los servicios del propio sistema operativo, por lo que está todo muy controlado.

En Android si que podría estar más justificado, pero igualmente no es recomendable. La multitarea aquí es más abierta y libre, algo que trae ventajas pero también inconvenientes. Es importante distinguir entre los procesos en ejecución y en segundo plano. Los primeros son aquellos servicios o apps que están consumiendo potencia del procesador o usando algún componente como el GPS, micrófono… Estos sí que pueden consumir batería, pero también es cierto que en la gran mayoría de casos son necesarios para el correcto funcionamiento del sistema y de sus programas. Los otros son los que están almacenados en la memoria RAM pero sin consumir procesador, por lo que sucede lo mismo que en iOS, sirviendo simplemente para que al abrirlas de nuevo estén en el mismo estado que antes y tarden y consuman menos.

Procesos en ejecución
Procesos en ejecución
Procesos en segundo plano
Procesos en segundo plano

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, ambos sistemas van cerrando las apps en multitarea según van necesitando más recursos, por lo que la excusa de cerrarlas para que no se congestione el teléfono ya no es válida. Respecto a la batería, hay que recordar que la memoria RAM va a necesitar la misma energía esté usada al 100% o al 1%. No sucede lo mismo con el procesador, cuyo consumo es proporcional al trabajo realizado. Por lo tanto, queda claro que no tiene ningún sentido lo de cerrar aplicaciones, siendo solo necesario si está provocando algún problema o, en el caso de Android, si su consumo de batería es exagerado.

¡No te vayas sin dejar un comentario!