Inicio » Aprende » Curiosidades » ¿Aceptas los términos?

¿Aceptas los términos?

Cada vez que te creas una cuenta en un servicio o web, sea para descargar un archivo o para hacer compras por Internet, tienes que aceptar una serie de condiciones sobre el uso del servicio y en muchos casos una política de privacidad, que debido a su extensión y a la forma en la que están escritas hacen que el 99% de los usuarios no las leamos. Claro, decimos que sí, que las aceptamos, y en la mayoría de casos no sabemos lo que hemos firmado.

Si nos hemos registrado en una web con datos falsos (o siguiendo los consejos de esta entrada) para simplemente descargarnos un archivo o poner un comentario en una entrada, pues la verdad es que no nos debería de afectar lo que esté establecido en sus condiciones. Sin embargo, si se trata de una web de compras o de gestión de dinero no deberíamos omitir la lectura de sus políticas, porque ahí nos estamos jugando cosas más importantes.

En casi todos estos tipos de documentos se dicen una serie de cosas en común: quien o que empresa es responsable del servicio, la gestión de los datos personales, uso responsable, etc. Toda esta información ocupa muchas líneas debido a que este tipo de acuerdos tienen que dejar todo claro, es decir, no pueden dar lugar a dudas o no hablar sobre ciertos aspectos. Si nos leyésemos estos documentos prestando atención, seguramente nos lo pensaríamos dos veces antes de registrarnos en ciertos servicios.

Muchas de estas empresas aprovechan el hecho de que el 99% de sus usuarios no lee las condiciones para, de forma legal porque lo dejan claro en sus contratos, utilizar la información personal del usuario para ganar dinero. Como se solía decir en España, nadie da duros a cuatro pesetas, y las empresas online no son menos. ¿Nunca te has parado a pensar de donde sacan beneficio ciertas redes sociales en las que no se pueden comprar cosas? En su mayor parte, de la publicidad, pero no de anuncios tradicionales, sino de anuncios que se basan en información personal tuya, lo que aumenta su valor. Aunque estés en desacuerdo con ello, lo has aceptado a la hora de registrarte.

En mi opinión, creo que las empresas que mandan al usuario aceptar este tipo de contratos deberían de ofrecer resúmenes o mismo decálogos en los que se recogiesen los conceptos más importantes. Esto haría que los usuarios leyesen y conociesen las condiciones de lo que están aceptando, pudiendo decidir si continúan con el registro o no. Como decía, una buena parte de estos documentos son información legal sobre la empresa que no tiene ninguna relevancia para el usuario, por lo que si cogemos los aspectos realmente importantes y los simplificamos y sintetizamos, podríamos obtener un texto corto y fácil de leer, pudiendo el usuario decidir si está de acuerdo o no con las condiciones.

Si realmente tienes interés en conocer los términos y condiciones de las webs que utilizas pero no quieres leértelos enteros, te recomiendo que le eches un vistazo a este blog, en el que su autor nos resume los acuerdos de todo tipo de servicios online, explicando sus aspectos más importantes de una forma muy amena.

¡No te vayas sin dejar un comentario!