Portada » ¿Por qué Android?

¿Por qué Android?

En 2007 el iPhone fue presentado, y con él iOS, un sistema operativo que cambiaba por completo muchos conceptos establecidos hasta el momento. Al año siguiente, Google presentó Android, un sistema operativo móvil con ciertos parecidos a iOS pero con una filosofía diferente. Pese a sus similitudes iniciales, cada plataforma tomó su propio camino, y seis años después han crecido hasta una nivel impresionante.

Android-1Android ha pasado por muchas versiones, pero desde sus primeros tiempos ha tenido que cargar con el problema de la fragmentación, es decir, que al poder usarse en todo tipo de dispositivos de diferentes fabricantes, la experiencia varía mucho. Por ejemplo, la misma versión de Android en un teléfono Samsung es completamente diferente a esta en un HTC. Así, la experiencia del sistema queda en manos de los fabricantes, que son entonces los encargados de adaptar cada nueva versión a sus terminales. Como resultado, la gente se hace ideas erróneas de Android, cuando en realidad, en su versión “pura”, sin modificar, es excelente.

Esta versión pura, la verdadera experiencia Android, solo se puede disfrutar en los dispositivos Nexus, diseñados por Google y un fabricante escogido por el gigante de Internet. En mi caso, tengo un Nexus 5 con Android 4.4 (KitKat), y el sistema es realmente maravilloso. Con cada actualización, se va perfeccionando, puliendo pequeños problemas, dando lugar a un software fantástico. Además, cada vez los servicios de Google están más presentes, por lo que si eres usuario de estos, Android te va a encantar.

KitKat, en teoría, es una actualización pequeña, que continúa con la tarea de perfeccionar el sistema del robot verde. Uno de sus aspectos mejorados, que se nota nada más encender el teléfono, es el diseño. Todas las actualizaciones de este sistema operativo incluyen cambios en la interfaz gráfica; en algunos casos muy fuertes, como en la 4.0 (Ice Cream Sandwich), y en otros más pequeños, como en esta. En este caso, los colores azules, muy habituales antes, han sido sustituidos en muchos casos por el gris, buscando un estilo más elegante y contrastado. Otro cambio destacable en este apartado es la llamada “action bar”, que su versión oscura pasa a tener un diseño más acorde al resto de la interfaz. Pero esto no acaba aquí: la barra de estado y, en caso de que el dispositivo lo tenga, los botones de navegación táctiles, son transparentes en las apps que lo soporten, siendo muy agradable en la pantalla de bloqueo y en la pantalla de inicio. Además, se han mejorado aspectos relacionados con los brillos y sombras, degradados, etc. Durante mucho tiempo el diseño de Android fue criticado (y con razón), pero ahora no tiene absolutamente nada que envidiarle a sus rivales.

Relacionados con estos hay otras novedades, como el llamado “modo envolvente”, con el que las apps pueden ocultar la barra de estado y de navegación, algo que se agradece a la hora de ver vídeos o jugar a algunos juegos. No son muchas las aplicaciones que lo aprovechan, pero las que lo hacen mejoran mucho la experiencia de uso. En este Android puro también se incluyó como novedad algo que muchos fabricantes venían ofreciendo desde hace tiempo: una pantalla de bloqueo adaptada a la canción que escuchas. Mientras escuches música, el fondo de la pantalla de bloqueo será la carátula del álbum, y  podrás controlar lo que oyes sin desbloquear el teléfono.

Pero no solo es importante el diseño, sino las funciones que nos son útiles en el día a día, y Google no nos ha decepcionado en ese sentido. Durante mucho tiempo, imprimir en Android era bastante caótico. Mientras que iOS tenía un sistema bien integrado con el sistema, en el sistema operativo de Google dependía del modelo de la impresora, teniendo que descargar la aplicación correspondiente (si la había) y usarla con unas condiciones muy limitadas. Con la versión 4.4, ahora el sistema incluye un sistema de impresión nativo, igual para todos los modelos y fabricantes, aunque en algunos casos haya que bajar algún complemento. De momento, son pocas las apps que lo han integrado, pero funciona bastante bien, aunque haya muchas impresoras que no sean compatibles. Además, tal como sucede con la mayoría de SO para ordenador, desde el cuadro de diálogo de imprimir puedes convertir el documento o foto en cuestión en un PDF, pudiendo guardarlo en donde quieras o enviárselo a alguien.

Con el avance tan rápido de la tecnología, nos hemos olvidado de que es realmente un teléfono. Google ha sido consciente de esto, y para recordárnoslo le ha dado un lavado de cara a la aplicación de llamadas. Ahora, cada vez que queramos llamar a un restaurante, tienda, etc. con tan solo escribir su nombre, como si de un contacto se tratase, podremos hacerle una llamada. Pero esta función también va a la inversa: si nos llama alguien que no tenemos en contactos pero si está en el directorio de Google, nos aparecerá su nombre y foto, como si estuviese en nuestra agenda. Aparte, se ha rediseñado la app de llamadas, con una estética más limpia y moderna. Otra de las funciones básicas que tenían los teléfonos eran los SMS, y ahora podemos elegir la app que queramos para gestionarlos (de momento hay pocas que sean compatibles con esto, siendo Hangouts la establecida por defecto).

Diseño, impresión, llamadas y mensajería… Estas son las novedades más visibles, pero hay muchas más, aunque de menor relevancia o, quizás importantes, pero más ocultas para el usuario. En ese camino de convertir Android en un sistema maduro y completo, se han hecho muchos cambios para hacer más simples algunas cosas que resultaban algo complicadas a los más inexpertos. Por ejemplo, los ajustes de localización han experimentado un cambio bastante interesante. Antes, lo único que podías hacer en este apartado era activar o desactivar el GPS y la localización por WiFi o redes móviles. Ahora, puedes escoger tres modos de ubicación: solo dispositivo (únicamente GPS), ahorro de batería (redes móviles y WiFi, sin GPS) o alta precisión (todo). Además, desde la propia ventana en la que configuras esto, aparecerán las aplicaciones que han accedido recientemente a tu ubicación, diciendo si el consumo de batería ha sido bajo (sin GPS) o elevado (con GPS). Dentro del propio menú de Ajustes hay otra nueva opción, llamada Inicio, desde la cual puedes elegir, en caso de tener más de uno, el launcher a usar por defecto.

Otro cambio sutil pero muy útil es el nuevo selector de archivos. Ahora, cuando tengamos que abrir una imagen, documento, etc. con una aplicación, se mostrará una ventana en la que podemos ver las fotos de la Galería, los archivos recientes o descargados, el almacenamiento externo al completo o mismo las carpetas de servicios como Dropbox. Como último cambio que se pueda apreciar, hago una mención a los conocidos emoticonos emoji, que se pusieron de moda con WhatsApp y que ahora están integrados en el propio sistema, para que en lugar de ver símbolos extraños cuando la app que estamos usando no los soporta, los veamos correctamente, pudiendo nosotros también escribirlos con el teclado, sin que la aplicación los tenga que incluir.

Como podréis haber apreciado, la lista de novedades es interesante, pero hay más, aunque debajo del capó. La multitarea ha sido mejorada, siendo más eficiente la gestión de recursos a la hora de ejecutar varias tareas a la vez. También se ha sustituido el motor web que usaba desde sus inicios por el de Chromium, la versión libre del conocido Google Chrome. Asimismo, la seguridad se ha mejorado con la inclusión de SELinux, una tecnología que limita los accesos del software al resto del sistema. Sé que quedan más novedades, pero si tenéis interés en conocerlas todas podéis verlas en la web oficial de Android.

El SO del robot verde es muy bueno de por si, pero lo que lo hace excelente es su integración con los servicios de Google. Muchos pensarán que en iOS puedes descargar apps como YouTube, Maps, etc., pero la experiencia está a años luz de la que puedes disfrutar aquí. Google está en todas las esquinas, y tu cuenta en él te permitirá sincronizar todos tus datos, descargar aplicaciones… Las búsquedas en Android se realizan con Google, y cada vez más, el software básico del sistema se va convirtiendo en software de Google, lo que agiliza las actualizaciones. Y hablando del rey de Roma, una mención al Google Now Launcher, la pantalla de inicio exclusiva – en teoría – para los dispositivos Nexus y Play Edition. Aunque ya haya muchos programas de este tipo, este destaca por su exquisito diseño, simplicidad e integración con la búsqueda de la gran G. Por lo tanto, si eres un asiduo usuario de Google, Android te encantará.

Además, otro aspecto que lo ha marcado desde sus comienzos es su apertura. Si tu dispositivo tiene este SO, la personalización es máxima, con unos límites muy amplios. Puedes instalar aplicaciones de donde quieras, o mismo crearlas tú sin tener que pagar ni una sola licencia. Además, puedes sustituir apps tan básicas como el navegador, el launcher o la de SMS por la que tú quieras, sabiendo que con un solo click la puedes convertir en la predeterminada para su campo. No obstante, esto no implica que el sistema no sea seguro. Es verdad que la mayor parte del malware para dispositivos móviles está orientado a este SO, pero su seguridad va mejorando cada vez más.

En definitiva, podríamos decir que Android es un sistema operativo que se ha mantenido fiel a su filosofía desde que nació, pero que ha ido mejorando muchísimo con el paso de los años, perfeccionándose en cada actualización, y que gracias a su integración con Google, su flexibilidad y su potencial, junto con su bonito diseño y facilidad de uso, se ha convertido en un referente, siendo un SO móvil magnífico (para muchos el mejor) y con un futuro prometedor.

¡No te vayas sin dejar un comentario!