Inicio » Aprende » Trucos y consejos » ¿Mac lento? ¡Prueba estos trucos!

¿Mac lento? ¡Prueba estos trucos!

Aunque los ordenadores de Apple son promocionados como rápidos y duraderos, es cierto que entre las últimas versiones de OS X y la instalación de software de terceros puede acabar ralentizándose, tardando tanto acciones tan sencillas como abrir el navegador o buscar un documento que la experiencia de uso se haga desagradable.

A mí me pasó esto, por lo que recurrí a Google, pero la mayoría de soluciones no se adaptaban a mi caso. La otra opción era borrar el disco duro y reinstalar el sistema, pero sinceramente me parecía muy latoso, teniendo en cuenta además que había gente que seguía teniendo estos problemas incluso después de el formateo. Pregunté incluso en una tienda de Apple y me dijeron que probase a reparar los permisos del disco desde la Utilidad de Discos, aunque echando en parte la culpa a la última versión de OS X, Mavericks. Era tanta la información que decidí probar un poco de todo y cierta mejora experimenté, es cierto.

Muchos dicen que eso es normal, que si la basura se va acumulando en el ordenador y luego va lento, etc. Pero yo no me compré un iMac para que al año tuviese ya lentitud; para eso me hubiese quedado en Windows. Por ese motivo no me conformaba, y decidí entonces empezar a seguir los consejos que me daban, así como algunos típicos en la informática desde hace mucho tiempo.

Antes de nada, sacar cosas que sobran fuera. Sí, me refiero a eliminar (con esto se entiende mover a la papelera y luego borrarla) todos esos archivos que están ahí y no sirven para nada, como instaladores de programas, películas que ya tienes guardadas en un disco duro externo… En veinte minutos puedes librar una cantidad de datos impresionante, que hará que tu disco duro esté más ligero. También sería recomendable desinstalar programas que no uses, aunque haciéndolo correctamente (en esta entrada lo explico mejor). Como os podréis haber dado cuenta, estos dos trucos son los típicos en el sistema operativo de Microsoft.

El segundo paso sería controlar los programas que se ejecutan en el arranque, algo que se puede ver desde Preferencias del Sistema > Usuarios y Grupos > Arranque. Ahí están listadas las aplicaciones que se ejecutan al iniciar sesión, pudiendo añadir otras que queramos o eliminar las que no usemos. Como es obvio, cuantas menos haya mejor. Desde ahí también podemos hacer pequeños cambios que contribuirán a esta tarea, como entrar en Spotlight y desmarcar los tipos de archivo que no nos interesen o en General, reducir el número de “documentos, aplicaciones y servidores” al número más bajo posible.

Pero no nos vamos a quedar aquí, porque quizás sigues teniendo mala suerte y el ordenador no va tan fluido y cómodo como debería. Es entonces cuando entra en juego la llamada “Utilidad de Discos”, una app que encontraremos en la carpeta “Otros” del Launchpad, desde la cual podremos realizar una serie de acciones sobre los medios de almacenamiento conectados al Mac. Lo que nos interesa realmente de aquí es la función de “Reparar permisos de disco” y “Reparar disco”. La primera es un clásico en sistemas UNIX, ya que suele suceder que los sistemas de permisos son la pieza clave en su seguridad, pero también los que dan más problemas. Lo único que hará esta opción es comprobar los permisos de los archivos del sistema y en caso de que algunos no sean correctos, los cambiará por los apropiados. La otra opción recorrerá el disco duro en búsqueda de fallos, que pueden ser el origen de muchos problemas y la mayoría de veces pueden ser fácilmente arreglados.

Lo ideal, eso sí, es realizar estas operaciones desde el menú de recuperación del Mac, al que podemos acceder pulsando las teclas Cmd + R al encenderlo. En la ventana que nos aparecerá, seleccionaremos “Utilidad de Discos” y haremos tanto la reparación del disco como la de permisos. Sin embargo, no nos vamos a quedar aquí, porque esto solo repara los permisos de la carpeta del sistema. Por suerte, hay un truco escondido para poder reparar los de la carpeta del usuario también. En este mismo entorno, tendremos que irnos en la barra superior a Utilidades y elegir “Terminal”. En la ventana que se abrirá hay que teclear (sin las comillas) “resetpassword“. Esto abrirá otra ventana, en la que después de escoger (en caso de tener varios) nuestro disco duro y usuario, pulsaremos en “Restaurar permisos y listas de control de acceso de la carpeta inicio”. Una vez terminado el proceso, ya podremos apagar o reiniciar nuestro ordenador desde el símbolo de la manzana en la barra superior.

Reconozco que aplicando todos estos trucos que os he explicado he notado una mejoría muy importante en la fluidez en general del sistema. Como decía al principio, el problema era precisamente este, lo que hacía incómodo el uso del ordenador. Sin embargo, con las aplicaciones que usan muchos recursos, como las de edición de vídeo, no tenía el más mínimo problema. Es cierto que OS X es un sistema bastante bueno y estable, pero últimamente está teniendo ciertos problemas que no son dignos de Apple. Creo que con lo que hay que pagar por los ordenadores Mac nos merecemos que funcionen a la perfección, y más si tan solo tienen un año.

¡No te vayas sin dejar un comentario!