Portada » ¿Quién está conectado a tu WiFi?

Tabla de dispositivos conectados

¿Quién está conectado a tu WiFi?

La conexión a Internet a través de WiFi supuso toda una innovación en su momento, y permitió acceder a la red a todo tipo de dispositivos que hasta el momento no podían. Sus ventajas son indudables: podemos conectar todos los dispositivos que queramos desde cualquier parte de la casa sin usar cables, algo impensable hasta su aparición. Pero como todas estas tecnologías, también tiene su parte mala, y, a parte de la pérdida de velocidad e intensidad de conexión, es su seguridad muy inferior al cable ethernet.

Cuando las conexiones a Internet se hacían mediante cables de red, la única forma de interceptarlas era rompiendo el muro de la pared y realizando una serie de técnicas profesionales que estaban al alcance de muy pocos. Sin embargo, las ondas de señal inalámbrica viajan por el aire sin ningún tipo de control, por lo que cualquiera puede entrar en tu Wifi. Por suerte, se pueden establecer medidas de seguridad como contraseñas, filtrado MAC, IP estática, etc. Claro está que al final todo este tipo de técnicas pueden ser burladas, explicando esto que sea tan habitual usar el WiFi del vecino.

Los inconvenientes de que te entren en tu red inalámbrica son muchos: desde reducción de la velocidad hasta riesgos de seguridad, porque usando software especializado se pueden interceptar los datos que circulan por una red inalámbrica. Por lo tanto, si sospechas que alguien está entrando en tu conexión, lo mejor es comprobarlo, y en caso de que así sea, bloquearlo.

Para ello, tenemos dos opciones: comprobarlo (si nos lo permite) desde la página de configuración del router, o si no fuese posible, con un programa que instalaremos en el ordenador. Empezaremos con la primera opción, que no requiere instalar ninguna aplicación pero sí conocer el usuario y contraseña de administración de nuestro punto de acceso. Si no lo sabemos, podemos contactar con nuestra operadora o buscar en Google, método infalible. Si ya la conocemos o la hemos cambiado, pues entraremos desde el navegador en la dirección 192.168.0.1. Ahora el proceso dependerá mucho de cada router, pero hay que buscar algo que diga “Access Control” o “Connected Devices”. Si no apareciese, se puede entrar en el apartado de “Security” y desde ahí buscar algo de esto. Por el otro lado, los dispositivos que dan últimamente las operadoras a sus clientes tienen una interfaz en castellano mucho más manejable, en la que encontrar la lista de dispositivos conectados es mucho más sencillo, apareciendo incluso a veces en la pantalla principal.

Tabla de dispositivos conectados
Tabla de dispositivos conectados

Como se suele decir, todos los caminos llevan a Roma, así que lo hagamos como lo hagamos, acabará apareciendo una ventana con una lista de dispositivos conectados. Generalmente, en ella aparecerá la dirección IP y MAC de cada uno y el tipo de dispositivo que es. En algunos casos, nos permitirá ver incluso a que servidores está conectado, aunque lógicamente no lo que se está transmitiendo. Sabiendo esto, el proceso es simple: revisaremos la lista y iremos viendo que dispositivo es cada uno, y en caso de que haya uno que no conozcamos pues es que nos están robando la conexión. Para que sea más efectivo, lo mejor es tener conectados a nuestra red el menor número de dispositivos posibles en ese momento.

Si este método no fuese válido por la razón que sea, tendremos que recurrir a alguna aplicación que nos permita conocer la lista. Por suerte, Fing nos facilitará esta tarea. Es una herramienta disponible para Android, iOS, Windows, Linux y OS X, que podemos descargar gratuitamente desde su web. Una vez instalada, tan solo hay que abrirla y aparecerá la tabla que mencionaba antes, en la que también podremos ver la dirección MAC.

Ahora bien: reconocimos al intruso. ¿Cómo lo bloqueamos? Pues para eso necesitábamos la dirección MAC, identificador único de cada dispositivo con conexión a Internet. Eso sí, aquí no hay otra alternativa que entrar en la página de administración del router, donde hay que buscar algo que diga “Filtrado MAC” o “Control de acceso”, en muchos casos dentro del apartado de seguridad. Como cada dispositivo es diferente, una búsqueda en Google debería de decirte donde se encuentra esta opción. Ahí simplemente habrá que añadir el identificador en cuestión, bloqueando entonces el router su acceso.

En caso de que haya entrado alguien, está claro que tenemos problemas de seguridad en nuestro punto de acceso, pero eso es algo que trato en otra entrada, en la que os explico como protegerlo mejor.

¡No te vayas sin dejar un comentario!