Inicio » Opinión » ¿Es ético bloquear la publicidad?

¿Es ético bloquear la publicidad?

Reconozcámoslo: todos (o la gran mayoría) usamos en nuestro navegador AdBlock o algún complemento semejante. Es gratis, fácil de instalar y mejora nuestra experiencia de navegación, debido a que la publicidad desaparece. Claro que da gusto entrar en las webs y que no te salgan campañas publicitarias, pero siempre nos olvidamos de los anuncios pequeños, silenciosos, que suponen el único ingreso de muchas webs. Y ahí está el problema.

Según los creadores de AdBlock Plus, la finalidad de dicho programa es acabar con la publicidad masiva en Internet, asegurando que si todo el mundo usase esta aplicación, este tipo de anuncios no serían rentables, desapareciendo de ese modo. Se trata de un planteamiento bastante bueno, y la verdad es que ha hecho efecto: cada vez son menos las webs que usan este tipo de publicidad. Sin embargo, el problema se plantea con los anuncios pequeños y sencillos. En los ajustes del programa se puede activar o desactivar si se bloquean los anuncios pequeños y no molestos, y por defecto viene desactivada, pero la mayoría de la gente la cambia.

Cuando se habla de publicidad, hay que ir a la base: el porqué de que esté ahí. Está claro que los editores no la ponen por placer, si no porque da beneficios económicos, en muchos casos necesarios. Por ejemplo, hay páginas que requieren un gasto mensual en hosting, licencias de software, etc. y en las que los anuncios son la única manera de poder pagarlo. En otros casos, como el de este blog, aunque no haya un costo económico, si que hay un esfuerzo y una inversión de mi tiempo en dedicarme a esto, por lo que siempre es reconfortante sacar cierto beneficio.

En mi opinión, se debe de respetar la publicidad en aquellas páginas pequeñas sin otra fuente de ingresos, y por suerte muchos bloqueadores de anuncios permiten mostrar este tipo de publicidad. No molesta, es modesta y supone un ingreso. A lo que me opongo es a los anuncios masivos, que ahora han dejado de usarse en webs pero se están, desgraciadamente, popularizando en las aplicaciones móviles. También estoy muy en contra, aparte del hecho de que son ilegales, de los anuncios en las webs de descargas piratas o semejantes, especialmente por que son muy abusivos. Este es un tema muy delicado y discutible, y esto no es más que una opinión, por lo que os invito a que comentéis lo que pensáis vosotros.

¡No te vayas sin dejar un comentario!