Inicio » Servicios » Crea tu blog con Blogger

Crea tu blog con Blogger

Si estás leyendo esta entrada, es posible que te hayas propuesto crear tu propio blog pero no sepas muy bien como hacerlo o que herramienta usarlo. Si eres un principiante, lo mejor es Blogger, plataforma de Google usada por millones de webs y que te permite montar tu bitácora personal en cuestión de minutos, de forma totalmente gratuita (y con totalmente me refiero a que no hay anuncios, puedes personalizar la página a tu gusto, etc. sin tener que pagar cuotas extras). Es verdad que WordPress.com también es una opción muy a tener en cuenta, pero el hecho de que haya que pagar para poder hacer cambios mínimos y que no puedas instalar plugins le quita mucho valor. Y el problema de WordPress.org es que es un poco complicado para usuarios novatos, por lo que tampoco hablaré de él.

Como en cualquier servicio del buscador, hay que crearse antes una cuenta en Google, registrándonos después desde blogger.com para empezar nuestro proyecto. Antes de empezar, si no tenemos perfil en Google + nos insistirá para que lo creemos, pero no es necesario, teniendo tan solo que dar nuestro nombre para seguir. Lo que nos encontraremos ahora es el panel principal de Blogger, pero claro, sin ningún blog en nuestra propiedad. Esto nos valdría si solo quisiésemos participar en el de otra persona, pero como no es nuestro caso, vamos a crear nuestro propio blog. Para eso, pulsaremos en “Nuevo blog” y escogeremos un título, la dirección y el diseño. Pese a que todo esto se pueda cambiar, es recomendable elegirlo correctamente. El nombre debe de ser corto, original, llamativo y describir de lo que va tu blog. El dominio es la dirección que hay que introducir en el navegador para entrar en la página, y al ser gratuito terminará sí o sí en .blogspot.com (pagando puedes conseguir con servicios externos un dominio propio). Respecto al diseño, aparecerán una serie de plantillas bastante personalizables. Una vez listo, nuestro blog ya estará disponible para el mundo, aunque sin contenido. 
 
Haciendo clic en su nombre, se abrirá el panel de la web, pudiendo ahí escribir contenidos, personalizarlo, ver sus estadísticas, etc. En la columna izquierda hay que destacar “Entradas”, donde podremos escribirlas para publicarlas o guardarlas como borrador. Pulsando en “Entrada nueva” aparecerá un editor en el que podemos escribir tanto en HTML como de forma normal, combinando texto con vídeos, fotos y contenidos insertables. Lo peor de este editor es la colocación de imágenes, siendo una odisea colocar dos al lado una de otra.
BloggerEl contenido de nuestro blog se distribuirá en entradas y en páginas. Estas últimas son como entradas estáticas a las que se podrá entrar desde una barra que coloquemos en el sitio web. Además, podemos desactivar los comentarios para ellas, diferenciándolas así de los artículos normales. Por ejemplo, yo en mi blog tengo varias páginas: vocabulario, sobre el blog, otros blogs y “sígueme en”. 
 
Pero este tipo de webs no tienen sentido sin un público, cobrando ahí importancia las opciones “Comentarios” y “Estadísticas”. Los comentarios, aunque no lo parezca, son muy importantes, porque si un lector escribe uno es porque la entrada le ha interesado lo suficiente como para tomarse la molestia de escribirlo. A todo esto, desde ajustes del blog podrás cambiar la configuración de los comentarios (establecer moderación, posibilidad de escribir sin identificarse, etc.). En estadísticas puedes ver las visitas que tiene tu blog por día, semana, mes… y filtrarlas por país, fuente de donde provienen, palabras clave en Google y muchas opciones más. 
 
En diseño y plantilla podremos modificar la parte estética del blog: en la primera veremos nuestra página dividida en bloques, pudiendo añadir más (llamados gadgets), moverlos, configurarlos o directamente eliminarlos. En la segunda podemos cambiar la plantilla que usa el blog en su versión de escritorio (para ordenadores normales y corrientes) y móvil, e incluso para la primera opción entrar en un editor avanzado, pulsando “Avanzado”. En este podemos cambiar las combinaciones de colores, fondos, tipos de letras y numerosas opciones más, pudiendo añadir código CSS entre otras.
 
Tampoco hay que olvidarse de otra muy importante como es “Configuración”, pudiendo modificar aquí todo lo relevante al comportamiento del blog. Las opciones restantes son “Ingresos”, solo disponible si usamos AdSense, y Google +, tampoco disponible si no usamos esta red social.
 
Sabiendo todo esto, es cuestión de ponerle entusiasmo y embarcarse en un proyecto que quizás tan solo te dura un mes o años y años, consiguiendo mucho éxito. Pero mi consejo es que lo hagas porque te gusta, sin obsesionarte con el dinero ni la fama, y así te irá bien. Si más tarde tuvieses un buen tráfico de visitas, podría ser interesante plantearse la opción de pasarse a WordPress en un servidor, pero de eso ya no hablaré aquí.

¡No te vayas sin dejar un comentario!