Inicio » Aprende » Trucos y consejos » Mejora tu conexión a Internet

Mejora tu conexión a Internet

Tener una buena conexión a Internet es algo indispensable para poder disfrutar de servicios online como vídeos en streaming, partidas contra amigos, descargas, vídeo llamadas… Hay dos factores básicos: la velocidad (la real, no la que pone en el folleto de la compañía, tal como expliqué en esta entrada) y el ping, que es la latencia en una conexión, es decir, el desfase en segundos en una conexión entre dos ordenadores; por lo tanto un factor importantísimo en programas como Skype o sistemas como XBOX Live o PSN. Pero en muchos casos siempre se puede mejorar la conexión que tenemos con unos pequeños trucos que nos permitirán sacarle el máximo partido a nuestra red.

 
Estos tres se pueden realizar con cualquier sistema operativo, aunque hay que tener en cuenta que los dos últimos son universales, pero los dos primeros solo valen para ordenadores tradicionales, así que vete olvidándote de aplicarlos en tu smartphone o tableta. Aquí los tienes:
 
  • A ser posible cable: Muy conocido, pero no por ello menos importante. Si es posible, es mejor conectarnos a Internet a través de un cable ethernet. Las ventajas son numerosas: más velocidad, más estabilidad, menos cortes, latencia más baja y un largo etcétera. En caso de que el ordenador que quieras conectar esté lejos del router, una posibilidad a tener en cuenta es comprar un adaptador PLC, es decir, una especie de enchufe con un conector ethernet, de forma que colocas uno al lado del punto de acceso y otro al lado del dispositivo a conectar, de forma que la conexión viaja a través de la instalación eléctrica. Ofrece muy buenos resultados, pero tiene el problema de que puede resultar un poco caro (sobre 80€ un adaptador).
  • Amplía el tamaño de la ventana TCP: En las conexiones TCP (estándar de intercambio de información entre ordenadores) cada 64KB enviados se manda al servidor un mensaje de que han llegado correctamente. El problema es que esta confirmación ralentiza la conexión, haciendo que continuamente se estén comprobando los paquetes enviados. Si modificamos este valor, ahorraremos mucho tiempo, porque se hará esta operación menos veces, por lo que las conexiones serán más rápidas. En el caso de OS X, desde la terminal teclearemos 

    sudo sysctl -w net.inet.tcp.recvspace=1027840 , con lo que la ventana crecerá hasta 1MB. En Linux nos lo explican aquí. Para Windows, en “Comandos del sistema” pondríamos netsh int tcp set global autotuninglevel=normal. Hay que tener en cuenta que en algún que otro caso puede provocar inestabilidad, así que en esos casos habría que revertirlo.

  • Cambia el canal de tu red WiFi: En caso de usar una conexión inalámbrica, sería conveniente que cambiases el canal de la red inalámbrica. En Europa son 13 y en América 11, y no es bueno que haya muchos usando el mismo, porque se colapsan y dan lugar a cortes en la conexión y una reducción de la velocidad. Con inSSIDer puedes ver los canales ocupados por otras redes y elegir el mejor para ti. Hay que intentar que esté lo menos ocupado y que a su vez sus canales próximos estén despejados. En la aplicación para Android puedes ver cual es la mejor basándose en la ocupación de los canales y de los próximos. Es gratuita para Windows, Linux y Android, y (curiosamente) cuesta dinero para Mac. Una vez que sabemos nuestro nuevo canal, hay que entrar en la configuración del punto de acceso y modificar eso.
Imagen de metageek.net
  • Usa unos DNS mejores: Por si no lo sabías, los DNS son los servidores que se encargan de transformar los dominios (las direcciones que introducimos en el navegador) en las direcciones IP de cada servidor. La mayoría de los routers vienen configurados con los DNS de los operadores, que suelen funcionar bastante mal. Por ese motivo es una buena opción cambiarlos a unos mejores, como los que ofrece Google o OpenDNS. Los de la primera son 8.8.8.8 y 8.8.4.4, mientras que los del segundo servicio son 208.67.222.222 y 208.67.220.220. Ambos funcionan genial y nos darán un mejor rendimiento en la conexión. Aunque se puedan cambiar en el ordenador, es mejor ajustarlos en el punto de acceso para que así funcionen en todos los dispositivos que se conecten a la red inalámbrica.
Hay muchos trucos más, pero no los uso, así que aquí los cuatro que a mí me parecen básicos. Si usáis o conocéis algunos interesantes, por favor, ponedlos en un comentario, que a todos nos interesan.

¡No te vayas sin dejar un comentario!