Inicio » Aprende » Curiosidades » Cinco mitos desmentidos

Cinco mitos desmentidos

La tecnología, como en general todas las cosas, está rodeada de mitos y leyendas, muchos de los cuales la gente piensa que son totalmente ciertos. Hay tantos que si me pusiese a escribirlos estaría años y años, por lo que solo voy a poner unos pocos que conozco, que sé que son mentira y que son importantes:

  • OS X y iOS no tienen virus ni malware: Tan clásico como falso. Esto viene de que en los primeros años de Mac efectivamente no había infecciones debido a la poca gente que lo usaba. Esto dio lugar a que se considerase a dicho SO muy seguro, y cuando empezó a crecer en usuarios, estos pensaban que estaban totalmente seguros y podían hacer lo que quisiesen que no iban a correr riesgos. Claro está que los hackers se empezaron a dar cuenta de esto y decidieron centrarse con el sistema. Es verdad que es más seguro, tiene menos vulnerabilidades y un largo etcétera, pero ya se han descubierto algunos virus para OS X. ¿Como solucionarlo? Activar el cortafuegos, comprobar con un antivirus las aplicaciones que nos descargamos de sitios diferentes al App Store y tener un poco de sentido común, lo más importante en términos de seguridad. Y por supuesto instalar todas las actualizaciones de seguridad y del sistema.
  • Las baterías hay que dejar que se descarguen para poder cargarlas de nuevo: Tradicionalmente, esto fue verdad, pero con las de ion-litio (desde 2008 hasta ahora), el asunto ha cambiado mucho, aunque se sigan utilizando y “cuidando” como las antiguas. Uno de esos mitos es que hay que realizar la primera carga hasta el 100%, cosa falsa. También se cree que es mejor hacer ciclos completos de carga (esperar a que se quede sin energía y cargarla al máximo) o incluso dejarlas sin carga cuando no las vayamos a usar un tiempo, con el riesgo de estropearla o producir fuego que eso supone. Para conservarlas lo mejor es sobre un 40% de carga (tal como vienen de fábrica). En teoría también hay que evitar el uso del dispositivo mientras se carga, pero es algo que puede resultar difícil, a parte de que si fuese realmente verdad, los teléfonos no descargarían cosas y se actualizarían solos al conectarlos a la corriente. Eso es algo bastante discutible.

  • Linux es difícil de usar: Y también se dice que es un sistema operativo solo para hackers y desarrolladores. Pues no es así: las distribuciones más conocidas de Linux (Ubuntu, Fedora, openSUSE, etc.) están enfocadas al usuario general, con conocimientos bajos-medios. Así que bórrate la imagen de Linux como un sistema de comandos de consola que maneja un informático, porque no es así. Ubuntu, por poner un ejemplo, es más fácil de instalar que Windows, y su interfaz es muy bonita y cuidada, así como fácil de usar. Si a esto le añadimos la seguridad y potencial de Linux (eso tú no lo notas) pues nos queda un S.O. muy interesante. Lo bueno de estas distribuciones es que su complejidad va a depender de lo que tú busques: si quieres entrar en las entrañas del sistema, usando la Terminal podrás modificar todo lo que tú quieras. Y pese a eso, estas distribuciones permiten desarrollar software, realizar hacking, etc. mientras puedes ver un vídeo en YouTube o hacer una presentación en LibreOffice. Así que si dudas, te recomiendo que pruebes una distro sencilla como Ubuntu, que no pierdes nada (hacer una partición es muy sencillo con el asistente de instalación) y es gratis. 
  • Mi WiFi con contraseña es seguro: La gran mayoría de la gente alguna vez (sí, hay que reconocerlo) se ha conectado a un WiFi ajeno porque no tenía contraseña. Claro, todo el mundo piensa que con ponerle una clave ya nadie va a entrar en nuestra conexión. Pues eso es algo muy falso. Hay que distinguir varias cosas: el tipo de seguridad (WEP o WPA) y la contraseña (puesta por nosotros o por la operadora). El cifrado WEP es muy fácil de romper, usando programas al alcance de cualquier usuario con conocimientos medios de informática. Pero aún peor es cuando la contraseña es la que viene puesta por la operadora, ya que hay programas (algunos de ellos incluso en tiendas como el App Store o Play Store) que permiten a cualquier persona obtener la contraseña. Al realizarse mediante un cálculo matemático no importa la seguridad del router. Aún así, aunque tengamos un cifrado WPA y una contraseña establecida por nosotros (que no sea 1234) un hacker siempre podría “colarse” en nuestro WiFi. Por lo tanto, lo mejor es recurrir al filtrado de direcciones MAC: una lista blanca de los dispositivos autorizados a conectarse a nuestro punto de acceso. De esta forma, si el hacker consiguiese la contraseña, tendría que descubrir una dirección de esa lista, por lo que la tarea sería casi misión imposible.
  • Mejor apagar siempre el ordenador: Hay gente que está usando el ordenador para algo, y cuando termina lo apaga, para volver a encenderlo en cinco minutos, así varias veces. Estas personas lo apagan para ahorrar energía, sin saber que haciendo eso están gastando mucha electricidad. El encendido de un dispositivo electrónico es el proceso que más gasta energía, debido a que tiene que poner en marcha todo el hardware y arrancar el software. Por lo tanto, es mucho mejor ponerlo en modo suspensión cuando no lo vayamos a usar durante un tiempo pequeño, y apagarlo cuando sabemos que no lo vamos a volver a encender hasta el día siguiente. De esta forma, ahorraremos mucha energía y tiempo. Además, en el caso de los portátiles el modo suspensión apenas gasta energía. Eso sí, no confundir esto con hibernación, ya que aunque pueda ahorrar tiempo el gasto de energía es equivalente al de apagar, con el inconveniente de que no se limpia la memoria.
¿Creías en alguno de estos mitos? Pues si era así, ya sabes, ahora tienes que evitarlos. En la mayoría de los casos esto viene de la tecnología de hace años, por lo que teniendo en cuenta la evolución de esta en las últimas dos décadas pues queda claro que no son fiables. 

Por último, os pido que si sabéis más mitos desmentidos interesantes, ponedlos en un comentario, porque tanto a mí como a los lectores les interesará saberlos. 

¡No te vayas sin dejar un comentario!