Portada » OS X Mavericks, una gran actualización

OS X Mavericks, una gran actualización

En septiembre fue el turno de iOS 7, ahora tocaba Mavericks. Todos sabíamos que la nueva versión del sistema operativo para ordenadores Apple iba a ser lanzada un día de estos, pero nadie se esperaba que fuese totalmente gratuita. Aunque en la web oficial pusiese que ya estaba disponible, en España aún tardó una hora en aparecer en el App Store. Pero la espera mereció la pena, teniendo en cuenta lo fácil que es actualizar, sin las complicaciones de otros sistemas operativos.

Antes de actualizar, eso sí, es recomendable hacer una copia de seguridad y limpiar un poco el sistema usando algún software como CleanMyMac, así como hacer una reparación de permisos (Utilidad de Discos). Con esto hecho, ya podemos descargar, instalar y empezar a disfrutar de esta gran actualización.

Al terminar la instalación y reiniciarse el equipo, se notan dos cosas: que tarda mucho más en arrancar (punto negativo que ya turba las expectativas) y la obsesión de Apple de acabar con todos los diseños “trabajados”, viendo una pantalla de inicio de sesión con un fondo degradado en lugar de con la tela gris de versiones anteriores. Al entrar con mi usuario, también noto lentitud a la hora de cargar el Dock y la barra de menús: las expectativas van siendo cada vez peores. Hay pequeños cambios en el escritorio, como la aparición de dos nuevas apps en el Dock (Mapas y iBooks, ya hablaré de esto luego) y una barra superior más transparente y lisa.

Instintivamente, lo primero que hago es abrir el Launchpad y echar un vistazo a lo nuevo, dándome cuenta de que ahora el fondo de las carpetas son transparente, como en iOS. Pero los cambios de diseño no han hecho nada más que empezar: Preferencias del Sistema tiene una estética algo rara, y el Monitor de Actividad también ha sufrido el cambio aunque para bien. En el menú de notificaciones o en el Mission Control el fondo, tal como sucedía con la pantalla de inicio, también abandona la tela gris a favor del degradado negro.

Pero los cambios estéticos no van mucho más allá de lo que he comentado. Sin embargo, hay que destacar las aplicaciones de iBooks y Mapas. La primera, tal como se deduce por su nombre, sirve para leer libros electrónicos, descargados de su tienda o en PDF. Es muy similar a la de iOS, integrándose con él, por lo que los marcadores y bibliotecas se sincronizarán. Mapas también es igual que en el sistema móvil, ofreciendo un rendimiento exquisito y permitiendo enviar una dirección del ordenador al iPhone, aunque los mapas de Apple no estén al nivel de la app.

Safari, el navegador web, se ha actualizado, adaptando su diseño al nuevo S.O. y mejorando su rendimiento y velocidad. Un detalle que no pasa desapercibido es que ahora la ventana por defecto aparece mucho más ancha que anteriormente. Además, en la pantalla de inicio del navegador, en una barra lateral, aparecen tus favoritos, aparte de las ya existentes vistas de las páginas más visitadas. Y para ahorrar energía, los elementos de las páginas web que usan tecnologías “pesadas” como Flash o Java se desactivan, apareciendo un enchufe en el que pulsar para activarlos.

El Finder no se ha librado de la actualización, y trae novedades muy interesantes como el uso de pestañas, algo que es de agradecer. Pero la novedad más importante aquí han sido las etiquetas, pudiendo asignarle etiquetas de nombre a los archivos, organizándolos así mediante diferentes criterios. Mucho no puedo hablar sobre esto porque aún no lo he probado (ni creo que lo vaya a usar).

Otras características que no he probado son las pantallas múltiples, tecnología con la que puedes conectar varios monitores a tu ordenador y mover las diferentes ventanas abiertas entre ellos. Ahora las notificaciones son más interactivas, pudiendo responder a mensajes desde ellas. Otra función nueva es iCloud Keychain, que permite guardar tus contraseñas y datos bancarios en la nube (cifradas, por supuesto) pudiendo usarlos en el resto de dispositivos de la manzana. Sin embargo, prefiero no activarla, porque a mí no me hace mucha gracia que esos datos estén guardados en Internet.

No hay muchos cambios visibles que destacar, aunque no puedo terminar con este apartado sin hacer una mención al rediseño de las apps de Calendario y Notas. Mientras que el primero me parece muy bonito y atractivo, el segundo es muy soso, como si hubiese sido hecho a todo correr.

Finalmente, los cambios internos de rendimiento seguramente sean ciertos, y es verdad que en los portátiles el consumo de batería se reduce notablemente. Pero con lo poco que he usado Mavericks lo he notado más lento en algunas cosas, siendo mas torpe (curiosamente se me está atascando un poco justo al escribir estas líneas). Aquí tenéis un vídeo en el que analizo el sistema:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=pJ1Mr1j0jHs]

Ahora llega el momento de hacer la pregunta del millón: ¿merece la pena actualizar? Teniendo en cuenta que es gratis y que trae unas novedades interesantes, así como la facilidad de instalación, pues sí, aunque antes asegurándose de hacer lo que decía al principio. Llevo poco tiempo con él, pero promete bastante, y lo poco que lo he usado me ha gustado, exceptuando un par de cosas que comenté. Pero la decisión es tuya. ¿Actualizáis o no?

¡No te vayas sin dejar un comentario!