Portada » ¿Realmente gratis?

piratería
Las compras in-app han contribuido al descenso de la piratería

¿Realmente gratis?

Si te descargas aplicaciones con regularidad, es probable que te hayas preguntado por qué muchas aplicaciones son gratuitas. ¿Cómo se ganan la vida los desarrolladores? ¿Cómo rentabilizan su esfuerzo? Dejando a un lado la gente que programa por pasión y el software libre, nos vamos a centrar en los programas que se pueden encontrar a coste cero en el App Store y en el Play Store. Hay que tener en cuenta que en el primer caso, los desarrolladores tienen que pagar la friolera de 99$ anuales, y en el segundo una única cuota de 25$, por lo que sobre todo en la tienda de Apple queda patente la necesidad de obtener algo de dinero.


La publicidad es la opción más utilizada. Servicios como AdMob permiten a cualquier persona poner anuncios en sus programas, con un formato adaptado a estas pantallas, pudiendo filtrar lo que se anuncia y cobrando por cada click. Además, estas empresas dan la posibilidad de ofrecer publicidad personalizada al usuario, lo que las hace más atractivas a los anunciantes. Este negocio resulta rentable a las tres partes: el anunciante promociona su producto, la empresa cobra una tasa bastante elevada (sobre un 40%) y el que pone los anuncios cobra el resto.

Pero no es la única forma de ganarse el dinero. Otra opción son las compras inapp, sistema con el que el usuario puede pagar por desbloquear servicios dentro del programa. Este modelo de negocio se conoce como freemium (free + premium), y da muchos más beneficios de los que parece, especialmente en los videojuegos. Una técnica que está creciendo mucho y está resultando ser muy beneficiosa.


Después está el caso de los programas que te permiten acceder a un servicio más grande. Es el caso de clientes de redes sociales, tiendas online… En esos casos, los ingresos se obtienen a través de las ventas si es una plataforma de venta. En redes sociales hay gente que dice que se venden los datos de los usuarios a agencias que los pagan bien, pero eso no está demostrado, así que no me voy a meter ahí. 

Por último, no hay que olvidar que a veces las aplicaciones son usadas por compañías fabricantes de móviles o sistemas operativos para “mover” a los usuarios hacia una plataforma concreta. Imagina una app de mensajería que pertenece a una empresa que desarrolla tal sistema operativo, y aunque la app en cuestión esté disponible para otros S.O, en el suyo funciona mucho mejor y dispone de más funciones.

Para terminar la entrada, decir que estos métodos, nos gusten o no, son necesarios, porque si no los programas gratuitos no darían beneficios, impidiendo que sus desarrolladores los mejoren y actualicen. Eso sí, como decía al principio, no hay que olvidar al software libre, cuya única financiación suelen ser las donaciones.

¡No te vayas sin dejar un comentario!