Portada » Curiosidades de Mac

Curiosidades de Mac

Cuando te pasas de Windows a OS X, tienes una forma de entender la informática diferente. Por esa misma razón, piensas que todos los sistemas operativos tienen una lógica igual a la del de Microsoft, y no es así. Por ese motivo, tendemos a realizar ciertas acciones como las haríamos en ese sistema: es el ejemplo de borrar un archivo de una memoria USB, desinstalar un programa y un largo etcétera.

Aunque hay más, voy a explicaros tres cosas curiosas que está bien saber, sobre todo si tienes un ordenador Apple:
  • Desinstalar aplicaciones: En Windows, para desinstalar un programa había dos métodos: desde Panel de Control, el más utilizado, y en algunos casos a través del desinstalador oficial de la propia aplicación. Pero en la plataforma de Apple no se realiza así. Según dice la firma de la manzana, eliminar cualquier programa es tan fácil como arrastrar su icono a la papelera. Pero este no es el método correcto, porque deja archivos perdidos en el ordenador que no sirven para nada menos para ocupar espacio. Solución: usar un software que desinstale correctamente los programas. Uno muy bueno es AppZapper, cuyo funcionamiento es extremadamente sencillo: lo abres, arrastras a su ventana la app a borrar y pulsas el botón “Zap!”. Antes de pulsar, aparecerá una lista con todos los archivos que se eliminarán, dándote la opción de desmarcar alguno si lo quisieses conservar por cualquier motivo. La máxima complicación que se podría dar es que hubiese que borrar algún fichero protegido, pidiéndote que introduzcas una contraseña de administrador. AppZapper cuesta 12USD, pero puedes descargar una versión de prueba con la que desinstalar cinco aplicaciones.
  • Interfaz de AppZapper

    Otra opción es Clean My Mac, completa suite para limpiar nuestro Mac que entre muchas otras funciones incluye un desinstalador muy potente y sencillo. Por último, en algunos casos, las propias aplicaciones traen un desinstalador propio, por lo que en esos casos es mejor recurrir a esa opción. Suelen encontrarse en el archivo .dmg en el que venía el instalador o en una carpeta en “Aplicaciones”.

  • Cerrar apps: Tanto en Linux como en Windows, al pulsar en el botón de la esquina de la barra de una aplicación, esta se cerraba. Pero a veces podía quedar abierta en segundo plano, apareciendo su icono en la barra de tareas (programas de mensajería, descargas P2P, etc.). En esos casos, si queríamos cerrarla teníamos que hacer clic derecho en su icono y pulsar en algo que pusiese “Salir” o parecido. En OS X, al darle al botón circular rojo, la ventana “desaparece”, pero en muchos casos el programa sigue funcionando en segundo plano. Aunque eso es útil en los casos que comentaba antes (mensajería, descargas…), si no necesitas que haga nada puedes cerrarla completamente desde el menú (Nombre de la app > Salir de…). Ten en cuenta que puedes saber si se ha cerrado o no fijándote en el dock: si su icono sigue ahí, está abierta; si ha desaparecido o está pero sin una luz azul debajo, se ha cerrado correctamente. Cada vez más programas se cierran completamente pulsando en el botón rojo, y otras como el App Store lo hacen de forma inteligente: si está descargando algo espera hasta que termine para cerrarse automáticamente. Eso sí, recuerda que si cierras apps como Skype o Mail no recibirás sus notificaciones.
  • Borrar archivos: Volvemos a hablar de algo relacionado con la primera curiosidad. En Windows, cuando eliminas una foto, canción, vídeo… de una memoria USB, esta queda borrada, sin ningún problema, ahorrándote espacio. Bien, en el sistema de Apple no. Tal como pasa en Linux, si borras un archivo usando la opción “Trasladar a la papelera” (en Mac única disponible, en el otro puedes activar una que es “Eliminar” y hace lo mismo que Windows), este queda oculto, pero sigue ocupando espacio. Si antes de expulsar el USB vacías la papelera, no hay problema, pero no es una solución cómoda. ¿Qué hacer? Facilísimo: instalar CleanMyDrive, aplicación gratuita disponible en el Mac App Store (el enlace ya te lleva ahí directamente). El funcionamiento más sencillo no podía ser: cada vez que expulses un dispositivo USB (sea desplazándolo al icono de la papelera, pulsando botón derecho, etc.) borrará todo tipo de “residuos”, como archivos “supuestamente borrados”, cachés de Spotlight… CleanMyDrive se iniciará automáticamente con el sistema, y aparecerá su icono en la barra superior, por lo que si pulsas en él puedes ver un listado de los dispositivos USB conectados, con una barra que indica el espacio ocupado por ficheros, por “basura” y libre, dando la opción de expulsar uno en concreto o todos a la vez (limpiando por supuesto todos los residuos).
    Interfaz de CleanMyDrive

    Ten en cuenta que cada vez que conectas un nuevo pendrive, disco duro… te preguntará si quieres que al expulsarlo lo limpie, cosa que recomiendo activar en todos.

Seguramente haya muchas más curiosidades interesantes, pero estas tres a mí me parecen básicas para todo el mundo. Si conocéis más, no dudéis en compartirlas con un comentario, cosa que agradeceríamos todos.

¡No te vayas sin dejar un comentario!