Inicio » Aprende » Curiosidades » 100 megas… ¿a toda velocidad?

100 megas… ¿a toda velocidad?

Hace poco que me han aumentado la velocidad de Internet hasta los 100 megas de bajada y 10 de subida (si no sabes qué es esto échale un vistazo a esta entrada, en la que se explican algunos conceptos básicos relacionados con lo que voy a hablar ahora). Una vez que el técnico se fue de mi casa, lo primero que hice fue comprobar que la velocidad era real. Para eso entré en varios velocímetros, es decir, webs que comprueban la velocidad real que tienes. Conectando el ordenador por un cable ethernet, los resultados fueron excelentes (unos 100 o 101 megabytes de bajada y 11 de subida). Estos datos son muy buenos, sí, pero ¿hasta que punto son aprovechables? Después de esa prueba, decidí repetirla pero conectado por WiFi. Ahí la cosa cambió mucho: pese a ser un router N, a 4 metros de este la velocidad de bajada se rebajaba hasta la mitad (52.8 MB de bajada), aunque la de subida no se alterase. Después, probé con el ordenador a unos 8 metros: 37MB de bajada, 10 de subida. Conclusión de esto: cuando nos conectamos por WiFi (el 99% de los casos), la velocidad de bajada, que es la más importante (descargamos muchísimos más datos de los que subimos) se va a ver mermada en torno a un 60%.

El problema es que no se puede hacer mucho para arreglar esto. En primer lugar, las conexiones a esta velocidad vienen por fibra óptica, por lo que la opción de comprar un router mejor al que te instale tu operadora se ven muy limitadas, ya que este tendrá que ser compatible con la tecnología que use tu compañía. Por otro lado, esta pérdida de velocidad, que muchas veces se manifiesta con inestabilidad y cortes, está relacionada con la cantidad de puntos de acceso que hay en un lugar. En las ciudades hay tantos puntos de acceso funcionando que unos interfieren con otros, colapsando los canales WiFi. Por ejemplo, desde el salón de mi casa, se cogen sobre unos 30 routers activos.

Por lo tanto, si nos conectamos por WiFi, no vamos a aprovechar ni la mitad de la velocidad de bajada. Sin embargo, por cable ethernet, como comentaba antes, sí que se puede aprovechar. Ahora bien, ¿hasta que punto se exprime?. En el uso diario (navegar por Internet, email, bajarse algún archivo pequeño…) va todo muy rápido, pero la diferencia entre 50 megas o 100 es imperceptible en estos casos, mientras que para el bolsillo no tanto… Sin embargo, cuando quieres descargar un archivo grande (siempre que sea desde un sitio rápido, y no desde una web que si no eres un “usuario premium” tienes que conformarte con unas velocidades horribles), los 100 megas se lucen. ¡El otro día descargué un archivo de 2,2 GB en tan solo 12 minutos! Pero, vuelvo a repetir, esto solo se consigue por ethernet, impidiendo a tablets, smartphones… disfrutar de esta velocidad.

Después de toda esta palabrería, simplemente decir que si eres un usuario muy activo en Internet y que puedes usar tu ordenador por cable, vas a disfrutar mucho de un ancho de banda tan grande. Sin embargo, si usas WiFi o no te sueles descargar archivos grandes o ver vídeos en HD no vas a aprovechar una velocidad tan grande, por lo que con 50 o 30 MB te puede llegar perfectamente para una experiencia de navegación fantástica.

¡No te vayas sin dejar un comentario!