Inicio » Reviews » Dispositivos » Mi nueva impresora

Mi nueva impresora

Cuando escribí hace unas semanas una entrada sobre mi nuevo iMac, hice referencia a que mi antigua impresora no funcionaba con OS X, por lo que tuve que comprar una nueva, que fuese compatible con mi nuevo ordenador. Y la elegida fue una Canon Pixma MG3150, que adquirí por 65€. Por el precio puede parecer muy mala, pero hay que reconocer que la calidad / precio es muy buena. Es un equipo multifunción inalámbrico, es decir, permite imprimir, escanear y fotocopiar, todo en un mismo aparato y a través de un cable USB o una conexión WiFi.

Este modelo es un aparato de color negro brillante, con unas dimensiones de 44’9 cm de ancho, 15’2 de alto y 30’4 de fondo. En la parte superior, en el lado izquierdo, hay un contador, muy básico, para poner el número de copias que queremos si hacemos fotocopias o para saber si está ocupada (imprimiendo, escaneando…). En ese mismo lado, están todos los botones del aparato, que permiten encenderlo y hacer fotocopias sin necesidad de usar un ordenador o móvil. En el lado derecho, está la tapa que cubre el escáner, que tiene un tamaño A4. En el frontal, la bandeja para recargar el papel y la de salida, que se puede cerrar con una tapa, y, por detrás, la toma de corriente y el conector USB.

Una vez enchufada y conectada al Mac, este me la reconoció al momento, preguntándome si quería instalar los controladores para usarla. Lógicamente acepté y en menos de un minuto ya la tenía lista para funcionar. En la caja del producto hay un CD para instalar el software de Canon (lector OCR, editor de fotografías…) , pero quizás por no tener unidad óptica, o quizás por no llenar el ordenador de programas que no usaré en la vida, no usé el disco. Por cable podía escanear e imprimir, pero ahora llegaba la duda: ¿cómo la uso por WiFi? Pues desde la web del fabricante me descargué una aplicación para configurarla. Tan solo tuve que elegir mi punto de acceso y su contraseña para poder usarla sin cables.

Las características técnicas dicen que imprime con una calidad de hasta 4800 x 1200 ppp. Eso no lo niego, y es un dato muy positivo, pero el color sale un poco pobre, sin intensidad. El resto de cosas, como la impresión a doble cara, sin bordes… funcionan realmente bien, y la velocidad de impresión es magnífica.

A la hora del escaneo, se aprecian algunos problemas, sobre todo al usarla inalámbricamente, como la lentitud, cuelgues y a veces resultados borrosos. Pero lo peor de este proceso, y del dispositivo en general, es el ruido. Cuando está apagada (eso sí, con el enchufe conectado), hace un zumbido un poco molesto, que a mucha gente puede que le moleste. Y ya no hablar de cuando está encendida… Cada dos por tres está haciendo fuertes ruidos, no sé de que. Y al imprimir o escanear, aunque eso es normal en estos aparatos, el ruido es atronador.

Por otro lado, el sistema sin cables es fantástico. Aunque para que me funcionase correctamente tuviese que actualizar por USB el firmware de la impresora, mereció la pena. A parte de poder usarla con PCs, es compatible con la tecnología de Apple AirPrint, que permite imprimir desde dispositivos iOS sin necesidad de instalar ninguna app en el dispositivo, siendo tan fácil como pulsar en Imprimir en el documento o foto y dejar que trabaje. Pero hay un problema: las opciones de impresión de AirPrint son muy limitadas, por lo que desde el App Store (o si usas Android desde el Play Store), puedes bajarte “Canon Easy-PhotoPrint”, pudiendo personalizar la forma de plasmar las fotos en el papel y brindándote la oportunidad de usar el escáner desde tu móvil o tablet.

Después de este análisis, en conclusión se podría decir que es una máquina con un diseño que no defraudará a los más exquisitos, y que por 64€ ofrece unas características buenas. Lo peor es el ruido y la pobreza de los colores, y lo mejor, la rapidez y posibilidades inalámbricas, porque sí, imprimir desde tu smartphone no te deja indiferente. Estoy bastante contento con ella, y si estás buscando una impresora barata y no vayas a dedicarte a imprimir fotografías, quedarás satisfecho con su compra. Si tienes dinero y buscas calidad, quizá esta no sea la tuya.

¡No te vayas sin dejar un comentario!