Inicio » Aprende » Trucos y consejos » Crea tu propio disco duro USB

Crea tu propio disco duro USB

Cada día los ordenadores traen más capacidad de almacenamiento, eso es indudable, pero a veces no nos llega. Y en esos casos aparece la posibilidad de comprar un disco duro (HDD) externo. Por unos 100€ te puedes hacer con uno de 1TB (1000 GB), una capacidad que a mucha gente le bastará. Pero no a todo el mundo le apetece gastarse ese dinero. Pero ahí aparece la posibilidad de hacerte tú tu propio HDD. Ahora, al leer esto, habrás pensado que es una tarea muy laboriosa que no merece la pena. Pues si creíste eso, estás equivocado. 

Seguramente, muchos de vosotros tengáis por casa un HDD de un ordenador que ya no usáis. Pues con la simple compra de un adaptador se puede convertir en uno externo. Y si no tienes un disco por casa, incluso te compensa comprar uno para ordenador y usarlo luego con un adaptador USB. Por ejemplo, como decía antes, los de 1TB cuestan unos 100€, mientras que uno de la misma capacidad para un ordenador lo podemos encontrar por 60€. 
Sabiendo eso, solo nos falta hacernos con lo que nos permitirá conectarlo por USB. Podremos ir a una tienda de informática o, como hice yo, comprarlo por Internet. Hay que saber el tipo de HDD a convertir, es decir, si es SATA o IDE, y de 2.5 pulgadas o 3.5. Ahora hay que buscar un adaptador con estas características y escoger el que tenga mejor precio y que coincida con lo que buscamos (con tapa o sin ella, de este color o del otro…). Una vez con él en la mano, es tan sencillo como ver en el pequeño manual de instrucciones que traerá, en el que se explica como conectarlo al disco duro.
Una vez preparado, hay que conectarlo al PC y formatearlo. Eso varía un poco según el sistema operativo (en Windows entras en Equipo y pulsas botón derecho en el disco y “Formatear”; en Mac desde “Utilidad de Discos”; en Linux desde “GParted” o “Utilidad de Discos”). Cuando nos pregunte el sistema de archivos, los dos más recomendados son FAT32 (no da el más mínimo problema de compatibilidad aunque no permite archivos superiores a 4GB) o NTFS (soporta cualquier archivo, por muy grande que sea, aunque algunos dispositivos son incompatibles). El último paso, en el que ya no me voy a meter, es empezar a disfrutar de tu disco duro USB, que te lo has creado tú.
A mí me funciona muy bien, y es una alternativa a los discos USB del mercado que te puedes plantear. En caso de tener un HDD por casa, es sin duda una opción fantástica; si no tienes, puedes ver precios y hacer tus propios cálculos. En mi caso, compré un adaptador para SATA 2.5″ por 7€, que funciona perfectamente. Eso sí, si coges un disco “abandonado”, asegúrate antes de que no estuviese olvidado por estar estropeado o tener algún fallo, porque un problema en un HDD te puede dar un serio disgusto.  Y si tienes alguna duda sobre esto, ya sabes, comentario, que no cuesta nada.

¡No te vayas sin dejar un comentario!