Portada » ¿Realmente tengo tanta velocidad a Internet?

¿Realmente tengo tanta velocidad a Internet?

En Internet, en la televisión, en la radio… hay muchos anuncios a lo “ADSL 20 Mb por tan solo 20€” o parecido. En la conexión a Internet, la velocidad se mide en Mb descargados por segundo. Por lo tanto, hay gente que contrata 20 Mb pensando que, por esa regla de tres, tardará 2 segundos en bajarse un archivo de 40 megabytes (0,04 GB), y eso es falso. Hay tres motivos principales:

  • Calidad de la conexión a Internet: Hay varios tipos de conexión, con la característica de que a mejor calidad, más cara. Las principales en orden de calidad (de peor a mejor): ADSL, VDL, HFC y FTTH. El primero es el más extendido, ya que funciona sobre las líneas tradicionales de teléfono. El segundo es una tecnología parecida, aunque con mayor velocidad. Ambas funcionan sobre cables de cobre. Las dos últimas usan fibra óptica, el mejor conductor de datos, aunque el más caro. El HFC usa un cable de fibra desde la central hasta la calle en la que vives, donde se divide en conexiones de cable coaxial hasta las viviendas. El FTTH, a diferencia, llega hasta el domicilio, por lo que es el que mejor calidad ofrece. Por lo tanto, si tenemos una conexión de las primeras, debemos conformarnos con una velocidad bastante inferior a la prometida, pero si tenemos una de fibra, la velocidad tiene que ser la prometida.
  • Bits o bytes: Hay una gran confusión con estos dos términos. Antes de nada, recuerdo que los archivos están formados por 0 y 1, cumpliendo el código binario. Cada número de estos se llama bit, y 8 bits forman un byte. A partir de esta unidad se van formando múltiplos de 1024 para medir el tamaño de los archivos (kilobytes, megabytes, gigabytes, etc.). Entonces aquí está el gran problema. Los operadores, a la hora de dar la velocidad, la dan en megabits, no en megabytes. Por lo tanto, si dicen 8 megabits de velocidad, sería 1 megabyte (es decir, que un archivo de 1 MB tardaría 1 segundo en descargarse).
  •  WiFi o Ethernet: Estas dos son las principales formas para conectarse a Internet. La primera es la más extendida y funciona de forma inalámbrica, por lo que puedes utilizarla para conectar varios dispositivos desde diferentes sitios. La segunda es un cable que une una clavija a la que llega la conexión hasta otra en el dispositivo a conectar. La principal ventaja de esta última es que la velocidad es mayor que por WiFi ya que no hay interferencias ni otros factores que puedan atenuar la señal. Por lo tanto, aunque sea más incómodo, si quieres obtener el mayor rendimiento posible, tienes que conectar el ordenador por Ethernet.
Tras haber leído esto, te recomiendo que entres en alguna web como testdevelocidad.es para ver cual es tu velocidad real, y si es muy inferior a la contratada, te aconsejo que llames a tu operador.

    ¡No te vayas sin dejar un comentario!