Inicio » Reviews » Sistemas operativos » Symbian, un sistema con pocas luces

Symbian, un sistema con pocas luces

Tras haber finalizado la encuesta sobre cuál era el sistema operativo para smartphones favorito de la gente, hubo un extraño empate entre Symbian, el de Nokia, y iOS, el de Apple. Como ya escribí un artículo sobre iOS en octubre (iOS 5, una actualización novedosa), prefiero hablar de Symbian.

En un principio, fue desarrollado por muchas empresas, pero tal era el interés de Nokia por él que lo acabó comprando y siendo su único dueño. Tuvo mucho éxito entre la gente, ya que en sus buenos tiempos no tenía una competencia seria. Pero tras la aparición del iPhone, y un poco más tarde de Android, empezó a perder usuarios, ya que la gente se pasaba a estos. Y entonces a partir de ahí, viendo el éxito de los dos nuevos sistemas, los programadores empezaron a crear sus aplicaciones para estos y dejaron de hacerlas para Nokia. Cada vez la distancia entre Symbian y el resto de sistemas empezó a hacerse mayor, hasta llegar a octubre del 2011, que la propia empresa, reconociendo el fracaso, anunció que el soporte técnico acabaría en 2016. Son muchos los móviles que lo tienen, y que poco a poco se están quedando obsoletos, que ven como las aplicaciones y juegos de moda para smartphones ya no los pueden descargar mientras que los dueños de móviles con Android, iOS u otros disfrutan de ellos.

Durante este tiempo, ha sacado dos actualizaciones muy importantes, que han sido las versiones Anna y, ahora, Belle, con la intención de mejorar, pero las posibilidades de triunfo cada vez se van perdiendo.

He probado móviles con Symbian en varias ocasiones, como el espectacular Nokia N8, considerado el que tiene mejor cámara del mercado (¡nada menos que 12 megapíxeles!). El sistema está bien, y Belle ha mejorado mucho, pero desgraciadamente su competencia va muy por delante, dándole pocas oportunidades. Ahora Nokia se ha asociado con Microsoft y ha presentado dos nuevos móviles muy buenos con Windows Phone 7, con el objetivo de subir sus ventas.

Termino diciendo que como pasó con Palm, seguramente Symbian acabe desapareciendo, para pena de muchos, que confían en una marca que lo tuvo todo pero no supo manejarlo, dejando el liderazgo para Android, iOS y quizás Windows Phone 7.

¡No te vayas sin dejar un comentario!